Maxïmo Park – The National Health

Corría el año 2009 cuando uno de los grupos que más estaba dando que hablar de los pertenecientes a la nueva hornada del rock británico presentaba Quicken the Heart y nos dejaba con un sabor de boca algo menos dulce de lo que esperábamos después de los celebradísimos A Certain Trigger y Our Hearthly Pleasures.

Ya han pasado tres años desde entonces y ahora Maxïmo Park han regresado con The National Health y lo único que podemos hacer es alegrarnos por volver a disfrutar de sus ritmos acelerados y la característica voz de Paul Smith.

Hay algo brillante en la forma de empezar el álbum por parte de los miembros de Maxïmo Park. Arriesgarse a empezar con un tema llamado “When I Was Wild” que está formado por unas pinceladas de piano entre las cuales Paul Smith se lanza a cantar letras cargadas de redención acerca de cuando vivía en “el mundo de las sombras” y de las repercusiones que eso trajo antes de dar un paso adelante en su carrera. Una pausa de tres segundos y una explosión se produce en nuestros oídos. El pedal del acelerador está casi a ras de suelo y nos sumergimos de cabeza en “The National Health” que con una melodía serpenteante  que juega con efectos y fuzz consigue colarse hasta el fondo de nuestras cabezas y nos lleva directos al más puro sonido de Maximo Park. ”Hips and Lips”, de la que ya hablamos previamente, sigue la misma línea de la canción anterior, mostrando la faceta más divertida y bailable de los de Newcastle.

Es fácil explicar como temas como “Write This Down”, “The National Health” o “Until the Earth Would Open” suenan a éxito inmediato. Ese sonido metálico que nos suena a unos falsos Smiths, los teclados atronando al fondo de todas las canciones, los punteos a velocidad endiablada de la guitarra y esos estribillos creados para ser cantados en festivales por miles de gargantas. Todo esto en un disco que es más fresco que meter la cara recién afeitada en un congelador. Una de las razones por las que funciona tan bien es el hecho de que Maxïmo Park se toman tan en serio a ellos mismos que parece que pretenden conseguir una reverencia del oyente con cada canción. Esto se puede apreciar claramente en “The Undercurrents”, donde todo el tema gira en torno a este hecho y que en el estribillo estalla en un opus de grandilocuencia en lo que es un giro habitual de Maxïmo Park, tocando tantos instrumentos como puedan.

También hay tiempo para la experimentación y la delicadeza en The National Health. Canciones como “Reluctant Love” coquetean descaradamente con el dream-pop más comercial, centrando la canción en una melodía que acompaña a lo largo de todo el tema en uno de esos riffs que te sorprenderás silbando cuando menos te lo esperes. “Banlieu” es un viaje al lado más oscuro de Maxïmo Park. Voces graves, algo que rara vez habíamos escuchado en este grupo, melodías pesadas, cargadas de revival post-punk y que seguro gustará a los seguidores de grupos como Editors o Bloc Party, con ese toque de electrónica que hace que nos pongamos a quemar la suela de nuestras zapatillas.

Si bien es cierto que no todo iba a ser perfecto, el disco adolece de cierta falta de fuerza en su último tercio. “Wolf among Men” y la facilona y simple “Take Me Home” no pasarán a la historia como grandes singles de Maxïmo Park, pero no desentonan demasiado en el conjunto del disco. Simplemente, relajan un poco el pistón para evitar que estemos ante uno de los grandes discos del año. La insulsa balada “Unfamiliar Pieces” nos invita a pensar que estamos en caída libre en lo que a calidad se refiere, pero para cerrar el disco los de Newcastle han sabido elegir uno de los mejores temas del disco y que probablemente terminará siendo uno de los sencillos que se desgranen de este álbum. La canción de la que estamos hablando es “Waves of Fear” y podría elegirse para definir lo que es Maxïmo Park. Una guitarra que lanza punteos sin parar, un puente con teclados y batería para que no paremos de mover los pies y un estribillo de esos que estás tarareando días y días.

Así pues, este disco evoluciona en algo que podría sobresalir de manera clara entre un catalogo de The Verve, Echo and The Bunnymen, los más tardíos Manic Street Preachers y así podríamos seguir nombrando a unas cuantas grandes bandas británicas más. Maxïmo Park no está en esta liga de momento, pero las posibilidades están ahí. Con su nuevo disco han demostrado que están en excelente forma y que por fin, y si no lo había hecho antes el mundo de la música, hay que tener en cuenta a Paul Smith y a los suyos, porque han sabido coger lo mejor de cada disco anterior y plasmar esta especie de “grandes éxitos” plagado de buenísimas canciones y que no cansa al que lo escucha una y otra vez.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.