Mogwai – Hardcore Will Never Die, But You Will

Mogwai

Hardcore Will Never Die, But You Will

Rock Action Records | Web oficial
15 de febrero, 2011
Glasgow, Escocia, Reino Unido
Rock, Post Rock, Space Rock

Artistas similares:
Mono | GY!BE | Explosions In The Sky

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | YouTube


Y se hizo la luz. Mogwai encuentran un amigo en los sintetizadores y lo que es mejor, se les ve disfrutar de ellos. Les ha costado, pero ese avergonzado gesto previo ve, en “Hardcore Will Never Die, But You Will”, su antagonista, pues a lo largo de casi todo el álbum prima esa sensación de “lo moderno”.

Hay un concepto equivocado muy común entre las bandas pop y no tan pop de hoy en día, y es que utilizar herramientas electrónicas no convierten la música en digital. Lo electrónico como un instrumento más, simplemente. Y mientras en “Mexican Grand Prix” hacen uso de ella para convertir ese krautrock de manual en single, en “Rano Pano” aparece de refilón para dar una simple pincelada y convertirse, por cierto, en el segundo y más que merecido single. Y vaya single. Tres canciones (junto a la inaugural “White Noise”) que muestran un nuevo camino, novedoso para ellos, exótico para nosotros y atractivo para todos. El mejor comienzo en la historia de Mogwai junto al de Rock Action (2001).

El quinteto arriesga esta vez, y por eso ganan. Salen victoriosos porque son los más grandes, y sin miedo a aventurarse, todo lo que hagan será importante, hará historia. El piano de “Death Rays” parece la voz de una canción pop redonda, con peso y ligereza a la vez. Pero la cosa sigue y sigue: “San Pedro” en el mismo sitio donde lo dejaron con su primer álbum, otro hit. Y van cinco de cinco. Para la sexta se escudan en un baladón a piano de carácter evocador y volátil, mientras que en “George Square Tatcher Death Party” vuelve el kraut más trotón con la ayuda de los sintes, la guitarra más sucia y el vocoder en esa voz sin aparente sentido. Pepino de los de acabar exhaustos. “How To Be A Werewolf” es gloria bendita, magia para los oídos. Pese a empezar siendo otro paso en firme más en esa escalada por los sonidos desconocidos, “Too Raging To Cheers” se transforma en épica ópera rock, un sonido más cercano a lo que practican los nipones Mono (sus mejores y más fieles seguidores). Pero para épica, la del cierre: “You’re Lionel Richie” se distorsiona a la vez que se estremece ella solita bañada en unas cargantes guitarras acompañadas del ritmo más contundente de todo el álbum. Ráfagas de un ruido cercano al de los canadienses GY!BE, que debería estar prohibido escuchar a volumen bajo. El disco de las referencias. El disco definitivo. El cuarto imprescindible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.