Night Beats – Who Sold My Generation

Night Beats, "Who Sold My Generation" (2016), album art, 500px

Night Beats

Who Sold My Generation

Heavenly Recordings | Web oficial

28 de enero, 2016
Seattle, EEUU
Garage Rock, Psicodelia, Soul

Puedes escucharlo:
Spotify | iTunes


Perdidos a medio camino entre la psicodelia y el garaje de los años 60, con una batería de sintetizadores y pedales de efectos es donde encontraríamos el hábitat de Night Beats. “Who Sold My Generation” es el título de su tercer disco, en el que nos invitan a viajar con ellos.

Desde que empiezas a escucharlo, es como si tomaras una pastilla de vuelta a la América de los años 60 y 70. Esa en la que la música que llegaba desde el Reino Unido sonaba en tocadiscos portátiles y facilitaba la mezcla de las raíces soul y de la música negra americana con la psicodelia latente que reinaba en Carnaby Street. Hasta el sonido que han conseguido en el estudio recuerda a aquellas grabaciones analógicas, con los efectos en la voz y mucha distorsión y fuzz.

Ahora es cuando diréis eso de que son otros que se apuntan al carro de la moda psicodélica, pero os aseguro que aquí hay algo más. Lo mismo suena una harmónica que meten trompetas en las canciones o se pasan de acoples, no siguen un patrón claro y eso es precisamente en lo que radica su buen hacer. Si bien el disco empieza con poca fuerza, en cuanto suena “Right/Wrong” vas entrando en el juego de Night Beats y con el single “No Cops” demuestran que las guitarras son lo suyo.

En el terreno más experimental, el tema casi instrumental titulado “Porqué Mañana”, la lisérgica “Shangri Lah” (no lo esperabais con ese título ¿verdad?) o la bomba que cierra el disco bajo el nombre de “Egypt Berry”. Pero sin duda, las joyas de este disco son “Burn To Breathe” con unas guitarras que escupen fuego y ácido a partes iguales y “Bad Love” que coquetea descaradamente con el soul más puro. Vamos, que ya hubieran querido los Black Keys algo así en su “Turn Blue”.

Abrid las orejas y dejad a un lado lo que os han dicho sobre la psicodelia. Si la época dorada de los sintetizadores, las guitarras imposibles y las mezclas más estrambóticas volviera, Night Beats tendrían un sitio entre los más listos de la clase.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies