Niños Mutantes – Náufragos

Niños Mutantes Náufragos

Cada vez que uno escucha a Niños Mutantes descubre que en el indie nacional no sólo tienen cabida los grupos que apuestan por alcanzar topes de modernidad o morir en el intento. Todo lo contrario. Los chicos de Granada demuestran con Náufragos, su nuevo disco, que si se tiene un mensaje claro que expresar no hace falta enmascararlo con artificios ni voces indescifrables para demostrar su calidad.

Sin embargo, lo expuesto anteriormente no significa que este nuevo trabajo de Juan Alberto Martínez, Andrés López, Miguel Haro y Nani Castañeda caiga en fórmulas reiterativas ni obsoletas. A lo largo de las doce canciones que componen este largo, asistimos a una sucesión de cortes que intercalan temas rápidos y guitarreros con otros más pausados y con una carga intimista que ya la quisieran para ellos muchos artistas patrios.

Así, “Hundir la flota” o “Caerán los bancos” destacan por su dinamismo y, a buen seguro, formarán parte del repertorio a interpretar en sus próximos directos ya que (y no hay que olvidarlo), a pesar de que no están tan bien vistos entre los círculos más “radicales” del panorama independiente español, algo tendrán  estos chicos para estar año tras año presentes en los principales festivales del país.

Volviendo al contenido de Náufragos, cabe decir que su inicio, con “La puerta”, expresa un deseo de romper con el pasado y volver a empezar. Sorprende que la primera canción tenga un tempo pausado, sentimental y melancólico, pero se trata de una técnica que se muestra muy efectiva y sirve para encadenar perfectamente el resto de temas.

Por su parte, el corte que da nombre al disco, “Náufragos“, es posiblemente el tema más potente de todo el disco y no es de extrañar que fuera elegido como parte del adelanto de este trabajo. Además, la temática marinera está muy presente en otras canciones (“Hundir la flota”, por ejemplo) lo que demuestra empaque y coherencia entre el nombre del largo y parte de su contenido, un aspecto muchas veces descuidado por otros grupos y que aquí se percibe muy a las claras.

Para ilustrar la profundidad de este trabajo conviene resaltar los temas “El Miedo” y “Muerte de un ampli”. Dos ejemplos que hablan de la variedad instrumental adquirida por Niños Mutantes y de la amplitud interpretativa que han alcanzado. De este modo, al escuchar “El Miedo” es inevitable que grupos como Los Coronas vengan a la memoria, especialmente por el impecable papel que la trompeta juega en la canción y que enriquece el conjunto musical sin desentonar. A su vez, “Muerte de un ampli”, última canción del disco, pone un broche inesperado al vestirse con un traje de distorsiones instrumentales y surrealismo vocal que en este punto de la escucha es bien recibido.

Con todo lo dicho, Náufragos constituye un muy buen disco de una muy buena banda que, en ocasiones, da la sensación de no estar todo lo bien tratada que se merece, tanto por su trayectoria profesional como por la calidad de sus trabajos, demostrada aquí una vez más.

Y es que es fácil emocionarse con temas como “Volverás” o “Querer sin querer”, a pesar de que a muchos la nítida voz de J. A. Martínez o la ausencia de experimentos musicales innecesarios les suponga una barrera que no les deje acercarse al sonido de los de Granada. Una pena. Ellos se lo pierden.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.