Phoenix – Bankrupt!

bank300

Phoenix

Bankrupt!

Glassnote | Loyauté
22 de abril, 2013
Versalles, Francia
Rock alternativo, Indie pop

Artistas similares:
The Postal Service | The Strokes | The Royal Concept

7.0

Puedes escucharlo:
iTunes 


Al final parece que Phoenix no han renacido de las cenizas de su anterior y encumbrado disco “Wolfgang Amadeus Phoenix”. La cima musical del conjunto francés llegó con este cuarto disco y la espera por volver a saber de ellos ha sido de cuatro largos años. Se podría pensar que este periodo ha sido más que suficiente para volver con algo completamente fresco y destacable. En el caso de “Bankrupt!” esto viene a medias. Ojo, no es un disco decepcionante, de hecho si no fuese de Phoenix ahora mismo sería una de las mayores sorpresas de este año. Pero claro, llevar a cuestas losas del tamaño de “Lizstomania”, “1901” o “If I Ever Feel Better” no es tarea fácil.

Todo el hype de Bankrupt!” llegó a principios de año. Primero con aquella web con el epiléptico logo del nombre del disco. Luego la portada con los motivos frutales haciendo pinitos para liderar las listas de artcovers más feos del año. Y por último ese single llamado “Entertainment” con el rollo asiático despertando la curiosidad de muchos o poniendo a prueba los nervios de otros tantos. Pero no seamos exquisitos, el single se disfruta y es que, ¿qué es lo que se le pide a un grupo como Phoenix? Pues eso diversión y alegría.

Después de abrir el quinto LP de Phoenix con la canción antes mencionada uno espera que se mantenga ese ritmo a lo largo de las diez canciones que componen Bankrupt! Nada más lejos de la realidad. Desde los inicios de “The Real Thing” uno ya se da cuenta de que este disco va a requerir de muchas más escuchas de las habituales en un disco de Phoenix para cogerle el punto. Serán los cambios de ritmo, será la falta de inmediatez en los estribillos, será lo que sea pero Bankrupt! de primeras le deja a uno un poco templado.

Con “SOS In Bel Air” se agradece ese soplo de frescura. Es una canción con varios giros que consigue atrapar cuando sube el tono. Por si alguien no se había dado cuenta todavía, el peso de los teclados y sintetizadores es más que notable en este disco y “Trying To Be Cool” es otra buena muestra de ello. Sonidos vintage, escalas que ascienden y descienden, campanas tintineantes y Thomas Mars centrado en sus registros particulares.

La canción que da nombre al disco todavía no la acabo de entender. Siendo el tema más largo de la trayectoria del grupo, algo ya arriesgado de por sí, no aporta gran cosa al conjunto global del disco más allá de romper el ritmo del mismo. Con varias partes, podemos obviar las iniciales y centrarnos en el minutaje final con la parte más lenta de todo el disco. Algo que por mucho que lo intenten Phoenix, nunca destacarán por ello.

En la segunda mitad del disco encontramos otros momentos muy disfrutables como los teclados descendentes finales de “Drakkar Noir” que reenganchan con la repetitiva “Chloroform”. Un poco más de caña le meten a “Don’t” y “Burgeois” para que no nos durmamos en los laureles sintéticos y las pastosas voces de Thomas.

Los de Versalles han vuelto con un disco de notable justo. Uno tiene que preguntarse qué le pedía al grupo francés con este Bankrupt! Si eres de los fanáticos que se subieron al carro con “Lizstomania” y compañía, has de rebuscar bastante para encontrar algo parecido. Si por el contrario le pedías cierta evolución y novedad musical al grupo, también. En cualquier caso, es un disco muy disfrutable al que volverás varias veces a lo largo del año aunque sólo sea para levantarte los ánimos después de un día de mierda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies