Plague Vendor – Free To Eat

Plague Vendor, "Free To Eat" (2014), album art 500px

Plague Vendor

Free To Eat

Epitaph Records | Web oficial

14 de abril, 2014
Whittier, California, Estados Unidos
Punk, Punk Rock

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


Uno de los debuts del pasado año fue firmado por la banda californiana Plague Vendor. “Free To Eat” cumple con todas las premisas del punk: melodías simples, canciones cortas, crudeza y suciedad en composión. Y mención especial para su cantante y sus bailes espasmódicos, una mezcla de Iggy Pop e Ian Curtis.

A las afueras de California hay una ciudad llamada Whittier, un pequeño lugar que vio nacer un buen puñado de celebridades y también a un personaje histórico. Como al trigésimo séptimo presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, además de Fergie de The Black Eyed Peas o a Michael Sweet, cantante de Stryper y de Boston. Además de estos mencionados y algunos otros como escritores o actores, de uno de sus barrios también salen Plague Vendor con su punk rock corrosivo.

Fichados por Epitaph Records, Plague Vendor publicarón “Free To Eat”, su gamberro primer disco repleto de temas cortos, frenéticos y pegadizos. El álbum es un maldito bombardeo de guitarrazos e incontrolables ritmos a golpe de bajo, bombo y plato. Punk rock en espíritu y forma. Como en la fugaz “Numbers”, que parece que en cualquier momento The Clash van a empezar a gritar el principio de “White Riot” (sí, la genialidad y absurded de cantar “white riot, white riot” en bucle). Y por otro lado tenemos “Breakdance On Broken Glass” y “Finical Fatalist”, o lo que es lo mismo, sonido horrorbilly y más leña al horno del salvajismo punk. Aunque todo revienta desde el principio con la explosiva e hipnótica “Black Sap Creatures”.

Estamos ante 17 minutos de locura, donde somos inducidos a un trance destructivo y de incontrolados espasmos de cabeza y extremidades, donde la calidad del punk rock y post punk han sido condensados de forma muy acertada. En su justa medida. A Plague Vendor no les ha hecho falta nada más para llamar la atención y convencer. Desmadre total de principio a fin. Un debut demencialmente disfrutable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.