Primal Scream – More Light

primalscreampeque

Primal Scream

More Light

Ignition Records | Web oficial
13 de mayo, 2013
Glasgow, Escocia, Reino Unido
Rock, Indie

Artistas similares:
The Stone Roses | Happy Mondays | Spiritualized

6.5

Puedes escucharlo:
SpotifyYoutube 


Un disco épico. “More Light” tiene el espíritu y el carácter de ser un ábum que bebe de un tiempo en el que la música era un concepto de mente abierta y se creía que podía hacerte alucinar y cambiar el mundo. Puede que, en cierto modo, ese sabor retro y de tiempos pasados haya encontrado un punto de sincronía con la actualidad, donde indie no significa independiente y el rock se ha convertido en un cd que suena en un programa de coches o en algo superficial que se utiliza con suma facilidad.

“More Light” es justo lo que necesitamos ahora. Un disco que es un viaje y una aventura, un lugar para perderse y que negocia con el mundo real sin dejarse arruinar por el día a día, cargado de mensajes agitadores y enfervorizadas llamadas a la revolución del alma. Es la prueba viviente que el gran rock and roll aún existe, un disco que mira fijamente a los ojos del apocalipsis y no le retira la mirada, sino que además le desafía con una política honesta y gritos de revolución. Primal Scream han creado una mezcla de jazz, rock electrónico, rock clásico, blues con toques digitales, electrónica urbana y una hipnótica locura perfectamente orquestada. Es un clásico épico y que goza de un inmediato reconocimiento, con Bobby Gillespie y Andrew Innes en estado de gracia, acompañados por la varita mágica del productor David Holmes. Casi podría decirse que con este disco, Primal Scream han inmortalizado a la sociedad británica actual y Bobby Gillespie se ha convertido en un apasionado predicador que pretende despertar conciencias a base de retórica social y política.

Musicalmente, el disco es un tsunami de ideas. Una vez que te adentras en este viaje, es difícil salir. Esto es una banda de rock and roll en plena forma y enamorada de su música, capaz de desmontar las estructuras de las bandas sonoras y del jazz moderno y mezclarlo en un escenario contemporáneo dándole un nuevo sentimiento. En este álbum encontraremos la magia de esos músicos de jazz de la vieja escuela como Coltrane, Pharaoh Saunders y otros genios que ya enseñaron a abrir esas puertas para viajar a través de la música y Primal Scream añaden un baño de explosión post punk y los pasajes sonoros del acid sound junto a las repeticiones típicas de krautrock, derivando así en una extraña forma de pop que hace que este disco sea mucho más que “escuchable”.

El primer cañonazo del disco es el extasis musical de “2013”, con esa batalla entre el saxo y la hipnótica estructura de krautrock. Además, en esta primera canción Gillespie ya establece las bases de la revolución contra el político, desmontando así el mito del fallecimiento del estándar rebelde del rock and roll. Nunca hubo un movimiento de música política como tal, pero en la historia de la música siempre hemos encontrado grupos cuyo mensaje iba encauzado a tendencias políticas o críticas hacia el sistema establecido. Primal Scream recuperan ese espíritu a lo largo de los nueve minutos que dura este tema y comprobamos en todo el disco que el trabajo de Bobby Gillespie en las letras sigue por esta línea, influenciadas por la actividad política de su padre, quien ha inculcado en él un pensamiento socialista.

El cambio de registro o la experimentación dan su primer paso en “River of Pain”, un tema casi acústico y atmosférico, con un maravilloso sitar en el estribillo que otorga un toque melancólico para hablar de un tema tan jodido como el avance de la violencia a través de las generaciones, fluyendo sin parar. Sin embargo, en “Culturcide” vuelven por esos derroteros a medio camino entre el post punk y el rock en los que tan cómodos se encuentran Primal Scream. Este tema se ve engrandecido por la colaboración de Mark Stewart de The Pop Group con unos cuantos quejidos que acompañan a Gillespie en el estribillo. Y para no quedarnos quietos, “Hot Void” es el tema perfecto. Rápido, rítmico, con una distorsión en las guitarras que roza lo enfermizo y que hacen que pensemos en la cantidad de influencias que han tenido Primal Scream a la hora de escribir este disco.

“Tenement Kid” pasa bastante por alto, siendo una pieza prescindible del disco. Todo lo contrario sucede con “Invisible City”, que terminará convirtiéndose en himno de los de Glasgow. Banda sonora perfecta para un paseo nocturno, con la guitarra de Davey Henderson de The Fire Engines soltando punteos por doquier. “Goodbye Johnny” es una demo rescatada del olvido que finalmente ha encontrado su sitio en este disco. Un coctel entre The Doors y el sonido de un bazar egipcio. “Elimination Blues” es una fantasía musical sin control. Un incendiario viaje a través del blues más pantanoso que desemboca en una parte más calmada liderada por la voz de un tal Robert Plant. Casi nada la colaboración de lujo.

“Turn Each Other Inside Out” posee un toque esotérico, como si los Can estuvieran haciendo magia negra a ritmo de kraut rock. Con un buen juego de luces, esta canción es carne de directo. “Relativity” es otra de esas joyas con un encanto escondido. Una mezcla entre banda sonora y locura estridente dotada de, una vez más, un sentimiento épico que a lo largo de siete minutos culmina con lo que podría ser un tema firmado por George Harrison. “Walking With The Beast” es una extraña balada que suena a amor narcótico. Con “It’s Alright, It’s Ok” se rinde algo más que un homenaje a los Stones. Es casi una reestructuración de “You Can’t Always Get What You Want” pero llevada al terreno de los de Glasgow. Con esta canción cierran el homenaje que supone “More Light” a todas las influencias que la banda ha tenido a lo largo de su carrera y es un broche perfecto que incluso podría haber tenido cabida en el ahora imprescindible “Screamadelica”.

Sin duda, hablar de Primal Scream es hablar de uno de los grupos más importantes de la música actual, pero hace tiempo que dejaron de lado eso y empezaron a crear un universo propio, donde la llama de la creatividad se alimenta con la gasolina de la locura. “More Light” nos muestra a Primal Scream encontrando su lado más experimental en un precioso viaje que llega a lugares exóticos y que mantiene la atención del que lo escucha si confías en que no te va a dejar indiferente. Ellos siguen enamorados del rock and roll y sus múltiples posibilidades, hagamos nosotros lo mismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.