Reikiavik – Instantes

Reikiavik es la capital de Islandia. Una pequeña isla que ha adquirido especial fama por un volcán y por los santos huevos de sus ciudadanos para plantar cara al sistema establecido y salir de una crisis que les dirigía hacía el abismo. Reikiavik es también el nombre de unos chavales madrileños que se han convertido en mi personal tabla de salvación.

Cuando pensaba que jamás podría volver a encontrar ese sonido que me ha tenido enganchado durante toda mi adolescencia e intento de madurez a las melodías de los hermanos Gallagher, aparecen ellos y me lo regalan. En español, para complicar aún más la cosa.

Instantes es la maqueta que nos han hecho llegar hasta nuestra revista y que personalmente, me tiene ganado. Con un sonido limpio de guitarras, claras y definidas, no suena para nada a una maqueta. Hay muchos (insisto, muchos) grupos de “nivel” en el panorama nacional que ya quisieran sonar así. Suena a grupo compacto, a cosas muy bien hechas y muy ensayadas y a unas referencias que está claro que me gustan a mí tanto o más que a ellos. Espero que me perdonéis, pero voy a llevarme esto a lo personal y a decir que cuando escuché los primeros acordes de “Bajo Cero” y hasta que arrancó la voz, tenía los pelos de punta. Y los primeros versos lo terminaron de rematar. Esa forma de cantar, arrastrando las letras, rascando en la garganta lo justo para que suene a rock and roll… Joder, una puta rock and roll star. Y yo también quiero serlo. Abandonando de nuevo lo personal, cinco son los temas que componen Instantes.

Al tema ya mencionando anteriormente, se suman la muy británica “El Gran Perdedor” seguida de una exquisita casi balada que lleva por nombre “Habitación de Juegos” y donde demuestran la calidad instrumental que atesoran estos chavales. “Salto Mortal” es la canción que podría aglutinar todo lo que debe llevar una canción que quiera sonar a rock británico. Suena a Oasis, The Jam, The Who… Una perfecta mezcla que augura un gran futuro para estos chicos que cierran su maqueta con “Sombras”, mucho más pausada que el resto de los temas. En definitiva y en pocas palabras, sonido brit al 100%, con producción española y unas ganas de comerse el mundo impresionantes. Si estos chicos encontrasen un golpe de suerte, estoy seguro que llegarían muy lejos. De momento y a base de trabajar seguro que ya somos unos cuantos los que nos acordamos de su nombre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.