Local Natives – Hummingbird

Local Natives

Hummingbird

Frenchkiss Records | Web oficial
29 de enero, 2013
Silver Lake, California, Estados Unidos
Indie rock, Indie pop

Artistas similares:
Beach House | The Antlers | Grimes

7.5

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube | Soundcloud


Suele ser el segundo disco en el que la mayoría de grupos se muestran tal y cómo son, después de un debut más o menos ajeno a lo que realmente quieren ofrecer. Es el caso de Local Natives, que vuelven a la escena con un segundo LP marcado por un estilo mucho más definido. Este grupo de Los Ángeles debutó en el 2009 con “Gorilla Manor”, uno de los discos más destacados de aquel año por su frescura.

Básicamente era el resultado de meter en una batidora a The National, Arcade Fire, Grizzly Bear o  los primeros Fleet Foxes entre otros tantos. Y como las comparaciones son odiosas, aquí han llegado Taylor Rice y los suyos para poner la marca de agua a su música y olvidarse ya de las siempre tediosas referencias.

Tres años después de “Gorilla Manor” nos llega este “Hummingbird” de portada un tanto vertiginosa. Es un disco  muy homogéneo, sin altibajos, todo en la misma onda, una onda más fría y sin rastro de temas como “World News” o “Airplanes”. La presencia de The National en la producción se nota en el tono global del disco, muy melancólico en líneas generales.

“You & I” es la encargada de abrir este largo con once temas en total. Desde los primeros segundos ya se nota de qué va este “Hummingbird”: acordes menores, ritmo lento, voz desgarrada de Taylor y estribillos coreables con melodías cargadas de nostalgia. Las letras no pueden ser más amargas: “In all this light, All i feel is dark”. Un poco más de ritmo coge “Heavy Feet” sin dejar de sonar robusta gracias a la gran labor del batería Matt Frezier.

Como se mencionaba antes, si hay algo que llama la atención en este segundo disco de Local Natives es la falta de temas inmediatos que den algo de luz al álbum. No es hasta “Breakers” donde se aprecia algo de esto. Fueron muy listos al lanzar este tema como adelanto para que mordiéramos el anzuelo de “Hummingbird”. Porque ese juego de percusión, los “ooh” y esos cambios de ritmo son irresistibles. Sería injusto decir que este es el mejor tema del disco porque está totalmente al margen de los demás. Sin embargo, es necesario para romper el hielo que han creado las predecesoras “Ceilings” y “Black Spot”.

Una vez pasado el punto de inflexión del disco, se vuelve al argumento principal del mismo. “Three Months” es una de las canciones que más sobrecogen, con unos falsetes de Taylor que rozan la perfección. Vuelve la melodía y el color en “Black Balloons”, siguiendo muy de cerca los pasos de “Breakers” y situándose como uno de los temas que más evoluciona según pasan los segundos. “Wooly Mammoth”, a medio camino entre los temas lentos del disco y aquellos que aumentan las revoluciones, consigue un ritmo sorprendente que no se deja escuchar más en el resto del disco.

Uno ya llega a la recta final pensando que ya está todo el pescado vendido, habiendo escuchado ya todo lo que Local Natives nos querían enseñar. Sin embargo, el final de “Hummingbird” esconde tres canciones bastante reseñables. “Mt. Washington” empieza con energía con ese rasgueo inicial para luego alcanzar una dulce atmósfera a base de repetir los versos “I don’t have to see you right now”… Mención especial debe llevarse “Colombia”, canción que escribió el grupo tras la repentina muerte de la madre (se puede suponer que de nombre Patricia) de Kelcey Ayer y una de las cumbres compositivas de la carrera de Local Natives. Con una delicada melodía y las letras más comprensibles del disco, “Columbia” resume a la perfección lo que quieren defender estos chicos a partir de ahora. Y para finalizar “Bowery” nos deja ese aroma sentimental que rodea al conjunto global del disco.

Es cierto que uno no puede volver a “Hummingbird” con la misma mentalidad (y frecuencia) que a “Gorilla Manor”. La escucha del segundo disco de Local Natives requiere mayor atención para empaparse del (ya muy personal) sonido que han patentado estos chicos de Los Ángeles y que deja un plácido sabor amargo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.