Röyksopp – The Inevitable End

rtie

Röyksopp

The Inevitable End

Wall of Sound | Web oficial
29 de septiembre, 2014
Tromsø, Noruega
Electrónica

Artistas similares:
Trentemøller | Moby | Daft Punk

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube


Como LP de despedida, “The Inevitable End” resume a la perfección la evolución musical de los noruegos Roÿksopp.

El último trabajo de los escandinavos Röyksopp suena a antología. Se percibe el esfuerzo que han hecho para depositar en 17 temas una montaña rusa de emociones y todo su savoir faire, en una “despedida” a lo grande (sabemos que éste será su último trabajo en formato convencional). “The Inevitable End” suena potente y delicado, algo así como una carta musical en la que nos dicen: “Estos somos nosotros. Esto es lo que hemos aprendido en casi quince años de carrera. Aquí lo tenéis, disfrutadlo”.

Después de unos cuantos años de silencio, a principios de 2014 Röyksopp anunciaban su vuelta a lo grande con un magistral EP en compañía de su colega Robyn (con la energía explosiva de ese “Do It Again” como garantía y como recuerdo), en lo que sería la antesala a este “The Inevitable End“. Aquí vuelven a contar con ella, con su inseparable Jamie McDermott de The Irrepresibles y con Susanne Sandfør para llevarnos de la calma a la tormenta en cuestión de segundos. Hasta la propia portada del trabajo habla de lo que nos encontramos en el interior: una ola multicolor que, de espectacular, hasta deja en un segundo plano a sus artífices.

Las dos partes del álbum nos enseñan dos caras complementarias de los noruegos. La primera mitad, más sintética, busca golpearnos con toda su energía. Abriendo con “Skulls” y con la mejoradisima versión del “Monument” del EP con Robyn, nos sumergen en una jungla de bpms que nos sacude sin piedad. En la misma línea anfetamínica se sitúan “Save Me” y “I Had This Thing“, lo que nos recuerda una vez más por qué los Röyksopp son los reyes de la electrónica escandinava. Entre unas y otras, tienen tiempo de marcarse además dos joyazas pop como “Sordid Affair” con los Man Without Country y “You Know I Have To Go“, siendo ésta última un bonito mensaje de despedida, tan adecuado para un álbum como éste.

La segunda mitad nos trae a los Röyksopp más “orquestales”. El bloque lo abre la bizarrada del disco, “Rong“, o tres minutos de Robyn diciendo muy intensamente “qué coño pasa contigo” entre violines y otras pajas mentales (que les perdonamos por el resto de temas). Encontramos muchas más demostraciones de sensibilidad electrónica bien pulida, como las serenas y preciosas “Here She Comes Again“, “Something In My Heart” y “Running To The Sea“. Röyksopp también concentran aquí sus ejercicios instrumentales como “Goodnight Mr. Sweetheart“, los violines de “Oh No“, la celestial “Coup de Grace” o la reconfortante “Caramel Afternoon“, así como los sintéticos experimentos vocales de “Thank You” y los susurros de “Compulsion“. No entendemos la versión suavizada del “Do It Again” que encontramos también aquí, desmontada al completo de su vitalizante energía, que queda reducida a una especie de “quiero y no puedo” por la que preferimos pasar de puntillas.

The Inevitable End” resulta un paseo complejo entre las muchas caras que han ido desarrollando los Röyksopp a lo largo de los años. Los fragmentos pop beben de sus grandes éxitos como “What Else Is There” o “The Girl And The Robot“, los más melódicos se inspiran en el mítico “Eple” y los más electrizantes se basan en la energía que desprendía su EP con Robyn. Como ejercicio de “despedida”, el disco vence y convence y, sobretodo, nos deja con ganas de saber hacia dónde irán en sus nuevas aventuras musicales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.