Soundgarden – King Animal

ifmbateman

Soundgarden

King Animal

Mercury Records | Web oficial
12 de noviembre, 2012
Seattle, Estados Unidos
Rock, Grunge, Rock Alternativo

Artistas similares:
Alice In Chains | Audioslave | Pearl Jam

6.5

Puedes escucharlo:
Spotify


Se lo han tomado con tranquilidad. Dos años han pasado ya desde que los chicos (ya señores) de Soundgarden anunciaran que se reagrupaban. Entonces, millones de fans del grunge original, el noventero, recibimos una grandiosa noticia, a falta de un Kurt Cobain o unos Pearl Jam que echarnos al iPod.

Por entonces llevaban ya catorce años de divorcio. Ahora, tras 16 años en silencio como banda, ya que todos sus miembros han seguido en varios proyectos por separado (por ejemplo, los Audioslave de Chris Cornell),  los de la lluviosa Seattle nos traen “King Animal”, un disco en el que parece que Soundgarden se ha acabado convirtiendo en una banda tributo a ellos mismos. Con todos los miembros originales, ni ponen ni quitan, han conseguido volver a sonar con aquel sonido oscuro de hace 20 años, variando un poco la voz de Cornell, que por edad, adicciones o Dios sabe que, se nota bastante más castigada.

Mención especial merece, de primeras, el maravilloso diseño de la portada que, además del nombre del grupo, te ayuda bastante a cogerlo de la estantería de tu tienda de música y pasar por caja. El primer single “Been Away Too Long” es como un clamor, un grito a todos los fans diciéndonos “¡Ey! que estos 16 años hemos estado parados, pero hemos vuelto para quedarnos, y os traemos tralla”. A lo largo del resto del disco nos acompaña gratamente la percusión de Matt Cameron, posiblemente lo que menos ha envejecido. Pasamos por temas bastante variados, como el fantástico universo sonoro de “Taree”, la extrañeza de “Bones Of Birds” con Cornell contándonos el importante paso que supuso para el ser padre y hacerse adulto, cual abuelo cebolleta, o el cañón de rock que supone “Attrition” con las guitarras de Kim Thayil y del mismo Cornell ofreciéndonos un sonido que ya desearan muchas de las nuevas bandas del panorama.

Continuamos encontrándonos una sorpresa tras otra como en los acústicos punteos del inicio de “Black Saturday” y su demasiado psicodélico final o las extrañas voces en la excesivamente lenta (salvo por algún momento de lucidez de Thayil) “Blood On The Valley Floor”, escondidas entre temazos al más puro estilo Soundgarden años 90 como “By Crooked Steps”, “Non-State Actor” o la distorsionada y casi hard-rock “Rowing” que nos hace subir el volumen deseando que sus vibraciones lleguen al centro de nuestro cerebro.

Desde luego, si pretendes que un disco te deje indiferente, no deberías escuchar “King Animal”. Quizás los americanos hayan pecado demasiado de querer rescatar su viejo sonido y se hayan centrado demasiado poco en brindarnos cosas nuevas. Ofrecen bastantes temas muy interesantes pero algunas canciones, que producen como cambios de ritmo algo desconcertantes a lo largo de la escucha del disco, parecen echas como de relleno. Pero obviando esto, este trabajo nos sirve para saber que Soundgarden están de vuelta con fuerza, cual ave fénix del rock que vuelve a levantar el vuelo desde el fuego para volver y decirnos que  que al menos siguen siendo ellos, los de siempre. Siguen siendo Soundgarden.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies