Suede – Night Thoughts

Suede

Night Thoughts

Warner  | Web oficial

22 de enero, 2016
Londres, Reino Unido
Brit Pop

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


Séptimo álbum de estudio de este intenso quinteto londinense del pop. Aunque ya tienen una edad, siguen abonados a la energía que sólo ellos han sabido transmitir desde sus orígenes, hace ya casi 30 años.

Hacen falta varios intentos con este nuevo disco para encontrarle sus virtudes. Ya es extraño que, viniendo de ellos, la primera escucha de “Night Thoughts” me resultó altamente soporífero y desconcertante. Igual tiene demasiado de banda sonora y poco de disco de Suede, recordemos, la banda más profesional de la generación del britpop. Qué coño, los putos fundadores, junto a Blur, de este género. A diferencia de los de Chelsea, Suede nunca fueron amigos del humor. Son muy seriotes, y eso les ha llevado a portar la bandera de la profesionalidad, tanto en su inolvidable primera etapa (con y sin Bernard Butler) como ahora en su retorno tras el notable Bloodsports (2013). Pero no, de banda sonora nada. Una vez escuchado varias veces, atendiendo a sus siempre dramáticas letras, encuentras las señas de identidad de una banda a la que se le pueden achacar ciertas cosas, pero nunca la de no entregarse al máximo. Suede son, y siempre lo fueron, grandilocuentes. Para ellos, un disco nuevo supone una oportunidad para emocionar, para llegar muy lejos con sus canciones, para hacer historia y, sobre todo, para darlo todo en directo.

El álbum, conteniendo temas bastante coñazo, está tan bien ordenado que los momentos de tedio se alternan con un buen puñado de singles que rivalizan de tú a tú con los de tiempos pretéritos. Siendo claros, “Outsiders”, “Little Kids” y “No Tomorrow” son las canciones que queremos de ellos. No sé si puede más el miedo a sonar repetitivos y/o poco inspirados, o ese afán a ser menos extrovertidos, lo que los lleva a buscar más profundidad en sus canciones, cuando el peso de sus discos siempre lo llevaron esos arrebatadores hits. Y ojo, que lo que convierte a este álbum en bueno no son sólo esas tres canciones, sino otras pocas en las que aciertan sabiendo que no aparecerán en sus recopilatorios. “When You Were Young” es una respuesta efímera e inclasificable al primer corte; “Tightrope” es una preciosidad; y “I Don’t Know How To Reach You”, con sus seis minutazos, se convierte en lo mejor del álbum. Una canción tan intensa como mutante, y con una guitarra que hace olvidar al mismísimo Butler.

“Bloodsport” dejó un gran sabor de boca en su retorno. Esperaba más de su continuación, ahora que hemos visto que siguen en forma, pero siendo justos, este “Night Thoughts” contiene tantos buenos (y no tan buenos) momentos como aquel. Aun siendo unos veteranos, les dejamos con margen de mejora, pues sabemos que pueden llegar más alto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.