Swervedriver – I Wasn’t Born To Lose You

Swervedriver

I Wasn’t Born to Lose You

Cobraside | Web oficial
3 de marzo, 2015
Londres, Reino Unido
Indie, Shoegaze, Alternative Rock

Artistas similares:
Polvo | Ride | Archers of Loaf

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify


Swervedriver volvieron a los escenarios en 2008, una década después de su ruptura. Sin embargo, aún no se habían atrevido a grabar un nuevo álbum. Por eso es una gran celebración para los amantes del mejor rock alternativo que ahora presenten este “I Wasn’t Born to Lose You“, demostrando que no han perdido ni un ápice de la energía shoegaze que les caracteriza. 10 canciones muy directas y agradables que nos devuelven al grunge de los años 90.

La ruptura de Swervedriver se produjo tras publicar “99th Dream” en 1998. 17 años después, los ingleses despiertan de su letargo creador y vuelven a la carga con material fresco, un rock enérgico y elegante, con las guitarras como absolutas protagonistas, sin olvidarnos de la excelente voz de Adam Franklin. Grabado el año pasado en los estudios Birdland de Melbourne y Konk de Londres, su quinto LP “I Wasn’t Born to Lose You” es variado pero equilibrado, perfecto para escuchar cuando estás en medio de un atasco en la M-40, o cuando te pasas todo el día en la cama sufriendo por un desamor, o cuando estás peleándote con Python en la oficina de tu startup. Vamos, que este sí que es un trabajo apto para casi todos los públicos y momentos del día.

El LP en absoluto tiene un aire extremo o descontrolado. Los arpeggios de guitarra que abren el álbum ya marcan el sonido consistente, brillante, nostálgico a la vez que actual, como un antiguo bronce recién pulido. Las capas de distorsión creciente se apoderan de “Autodidact“, mientras que “Last Rites“, con su potente estribillo, acelera el tempo y aumenta la energía. Los arpeggios de guitarras ligeramente en disonancia son omnipresentes y se imponen en los escasos pasajes instrumentales. “Setting Sun” es el primer single, un tema más tranquilo, ambiental e introspectivo. “Everso“, con su compás irregular y cambios de ritmo, recuerda a la mejor etapa de Smashing Pumpkins, mientras que en la preciosa “English Subtitles” se encuentran Foo Fighters y Big Star. El fuzz y el wah nos sumen en la psicodelia y dan paso a “Red Queen Arms Race“, el tema más heavy, un pesado medio tiempo en clave de blues-rock, con ritmo terciario, muy al estilo de Monster Magnet. “Deep Wound“, que ya fue publicada como single en 2013, vuelve a correr a través de atmósferas vaporosas, humeantes. “Lone Star“, con sus interesantes armonías y cambios de ritmo a lo My Vitriol, prolonga el viaje sideral y desemboca en “I Wonder?“, que cierra el disco con una apoteosis instrumental.

¿Ganas de volver a hacer buena música, oportunismo, necesidad de fama y/o dinero? ¿Será que han sentido envidia del retorno al estudio de antiguos colegas (My Bloody Valentine)? ¿O tal vez les ha picado el gusanillo tras escuchar a inspirados novatos (Nothing)? En realidad nos da igual, ahora que el shoegaze y el rock alternativo de los noventa vuelven a estar en el ojo del huracán, también con las anunciadas reuniones de Slowdive y Ride, es un buen momento para dar un puñetazo sobre la mesa y dejar claro quién empezó todo esto, reclamando el derecho a una merecida fama de la que Swervedriver quizás nunca gozó. Sin dejar atrás su esencia, han sabido ponerse al día y reencontrarse con su sonido mucho tiempo después, haciéndolo si cabe aún más interesante. Y por eso nos alegra mucho que estén de vuelta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.