The Knife – Shaking The Habitual

The_knife_shaking_the_habitual_artwork_2013

The Knife

Shaking The Habitual

Rabid Records | Brille Records
8 de abril, 2013
Estocolmo, Suecia
Electrónica

Artistas similares:
Fever Ray | iamamiwhoami

¿?

Puedes escucharlo:
Youtube


Se podría afirmar que el último disco de The Knife ha sido el más arriesgado de la historia reciente de la electrónica contemporánea. Después del encumbrado “Silent Shout” (2006), el dúo sueco formado por los hermanos Karin Dreijer Andersson y Olof Dreijer vuelven para agitar todo patrón establecido, ya sea musicalmente o políticamente hablando. Estamos ante un disco complejo, variado, muy difícil de digerir y conceptualmente denso. Como la crítica se ha polarizado como pocas veces, en la redacción hemos decidido hacer una review doble, mostrando dos opiniones distintas sobre el disco.


Por qué “Shaking The Habitual” es un disco necesario e imprescindible.

(Por Jaime Mateo Herrero)

“Habitual (adj)”:  Que se hace a menudo, reiteradas veces, o que es frecuente. “Shaking”: Agitar, remover, hacer temblar.

Si atendemos a las razones que han llevado a componer este disco encontramos desde la crítica al sistema capitalista o la democracia, el cuestionamiento de los roles de géneros o la intrincada teoría queer. Sabiendo uno a lo que viene queda únicamente hacer el esfuerzo de intentar encontrar el reflejo de estos manifiestos en “Shaking The Habitual”. Después de varias escuchas y superar la dura resaca que deja, yo me decanto por el sí rotundo a la propuesta de este disco. ¿Por qué? Para empezar, el título no puede ser más acertado. Que se incluya una canción de cincuenta y cuatro segundos y la siguiente de diecinueve minutos no es algo habitual y te lo puedes tomar de dos maneras, como siempre. O te están tomando el pelo, o son unos genios. En mi caso yo no creo que la “caída de bomba nuclear” de “Crake” ni la interminable y marciana “Old Dreams Waiting to Be Realized” sobren en este disco. Pero en un mundo impaciente como el nuestro esta última canción está abocada al desprecio. Una pena, porque a mi parecer la inquietud y opresión que desprende el tema sería imposible recoger en tres minutos.

Después de los imprescindibles singles “A Tooth for An Eye” y “Full of Fire” muchos ya se hicieron a la idea de que todo el disco iba a estar repleto de hits de este calibre. El caso es que los hay, la primera parte de “Ranging Lung” o varios pasajes de “Stay Out Here” contienen esos ritmos electrónicos que enganchan gracias a la magnética voz de Karin. La trepidante frecuencia de “Networking” sirve para realimentar la tediosa segunda parte del disco. En cuanto a la primera, cabe destacar la épica “Wrap Your Arms Around Me” o la rítmica “Without You My Life Would Be Boring” con mesajes tan incendiarios como “shaking the habitual really took time, we are laughing at the future to find out the past”.

Si lo que The Knife buscaban con este disco política y musicalmente incorrecto era hacernos reflexionar sobre la decadente sociedad en que vivimos, ya es cosa de cada uno querer verlo de esta manera. Porque la inexistente inmediatez de las canciones y las ideas difuminadas entre tantos sonidos infinitos y densos no ayudan a comprender el significado de este “Shaking The Habitual”. Pero la (necesaria) llamada de atención de The Knife queda patente y puede que, como las grandes obras, se reconozca dentro de diez años cuando ya todos busquemos auxilio en la electrónica para escapar de la desgracia humana.


Por qué “Shaking The Habitual” no es un disco necesario ni imprescindible.

(Por Joaquín Ollero García)

¿Recordáis una canción titulada “Heartbeats” de un grupo llamado The Knife? Así, en plan rápido, puedo comentar que dicha canción incluida en el 2º álbum de la pareja sueca ha sido calificada como una de las mejores canciones de la década 2000-2010 (Pitchfork Media, posición 15) e incluso como una de las mejores canciones que jamás se han hecho (Consequence of Sound, posición 14). También podría mencionar una tal “Pass This On” del mismo disco que grababa en nuestras retinas una épica escena de la película Les Amours Imaginaires, a base de una melodía fresca y contundente. ¿Y alguien recuerda un álbum que saldría allá por 2006 que llevaba por título “Silent Shout” (una joya indescriptible de aquel año)? Ya se inclinaba por un tono ligeramente más oscuro y maduro, pero aún así, el punto en común de todos los elementos mencionados es que se trataba de buena música. Ni más ni menos. Al escuchar dichas canciones y discos te podías sentir que te encontrabas al frente de composiciones inteligentes que sonaban con un propósito concreto.

En “Shaking the Habitual” todo esto ha cambiado de forma radical. La música como concepto de forma de transmisión ha sido dejada de lado para hacer protagonista a una esencia que reivindica unas ideas a través de un medio que no es el adecuado. A lo largo de los 96 minutos que dura este álbum doble la sensación constante que tenemos presente es que estamos escuchando unos temas que parecen ser hechos al azar (es obvio que no ha sido así, por si hiciese falta aclararlo), con una disposición de las notas que no alcanza ningún tipo de armonía y que se estanca en la burla y en lo irrisorio. Ciertos rayos de luz se pueden vislumbrar en contadísimas ocasiones en pasajes muy concretos escogidos de los famosos singles, “Without You My Life Would Be Boring” o “Ready to Lose” (una sombra de lo que se entendía por The Knife en el pasado), pero no son suficientes motivos para justificar demasiado politiqueo y letras grotescas todo removido con unas melodías a las que es realmente complicado encontrarle algún sentido.

Esta opinión sobre este esperadísimo disco no está en absoluto en contra de que las personas y las ideas mutan y cambian, y es como debe ser. Se necesita una evolución, incluso con importantes giros de 180º, para escalar escarpadas montañas y llegar hasta las anheladas cimas, y por ello es necesario realizar una apuesta que puede resultar exitosa o no. The Knife ha producido este álbum que sale del interior de sus mentes y por el hecho de ser un acontecimiento de sinceras intenciones ya es algo respetable, pero si nos centramos en el apartado musical, nos sentimos desorientados, como perdidos en un mar de niebla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies