The Pains Of Being Pure At Heart – Belong

The Pains Of Being Pure At Heart

Belong

Slumberland Records | Web oficial
29 de marzo, 2011
Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos
Indie Pop, Shoegaze, Dream pop

Artistas similares:
My Bloody Valentine | Yuck | Asobi Seksu

7.5

Puedes escucharlo:
SpotifyYoutube


Con el -siempre difícil- segundo disco, The Pains Of Being Pure At Heart nos confirman que son la banda que muchos de los amantes del indie estábamos esperando. Ya no nos tiene que temblar el pulso al hablar de sus propias influencias (la referencia a esas bandas de los primeros ’90) porque como sigan así, muy lejos de todos ellos no van a andar. Y es que este cuarteto de Brooklyn, con el recién estrenado “Belong” (2011), continúan en la magistral línea del que parecía insuperable homónimo debut de 2009. Por lo tanto seguimos, segunda parada: pop ruidoso, puñados de guitarras distorsionadas, sección rítmica trotona, directa y mejorada, teclados que juegan en otra liga (y otra época) y las voces… esas voces que funcionan como otra capa más, alternando el chico-chica, susurrando o entonando el estribillo perfecto. Lo dicho, más de lo mismo. Pero quién es el listo que se atreve a pedirles que cambien. Y, sobre todo… ¿para qué?

No pasa nada, reconozcámoslo: volver a la adolescencia, de vez en cuando, es bueno. Haced la prueba: escuchándolos recordaremos esa etapa de inocencia, inseguridad, felicidad, euforia, pasión… esa época en la que todo, sin querer, pasaba a toda hostia, cuando no se tenía ni tiempo para intentar expresar semejante cantidad de emociones nuevas. The Pains Of Being Pure At Heart han venido para quedarse. Y lo celebraremos siempre que queramos con canciones tan perfectas como “Young Adult Friction”, “Everything With You”, “Come Saturday”, “A Teenager In Love”… a las que ahora les podemos añadir Belong”, “Heart In Your Heartbreak”, “The Body, Even In Dreams”, etc… o incluso ese último corte que tanto recuerda (¿homenaje?) a “Soon”. Canciones disparadas desde el corazón, sinceras y emotivas, canciones que no inventan nada nuevo pero que sí recogen lo mejor de otra generación que nunca debió desaparecer. Las llevan a su terreno, las hacen suyas y las hacen buenas. Gente, eso es talento.

Es verdad que el factor sorpresa desaparece, y que no va a ser tan fácil que se convierta en el disco del año en la primera escucha, como casi le ocurrió al primero. Pero todo en “Belong” queda compensado con la mejora técnica que supone. Algo menos de frescura pero mejor sonido y la misma intensidad. Volviendo a las referencias, esta banda recoge la potencia del legado de My Bloody Valentine, la endulzan de pop a lo Teenage Fanclub sin llegar saturar, tocan a la velocidad de The Wedding Present, lo cargan de la emoción de The Cure y todo ello pasado por el filtro de adolescencia que desprenden sus dos discos. Velocidad y juventud. Juventud sónica… ahí va la última influencia. Casi nada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies