The Pirouettes – L’importance des autres

The Pirouettes

L’importance Des Autres

Kidderminster | Web oficial
17 de febrero, 2014
París, Francia
Electropop, Synth-pop, New Wave

Artistas similares:
La Femme | Vive la Fête | Chvrches

6.5

Puedes escucharlo:
SpotifyBandcamp


Tan lejos y tan cerca. No entiendo por qué a veces nos pasa tan desapercibida la efervescente escena musical de nuestros vecinos franceses. A no ser que canten en inglés, sean solistas de la talla de Dominique A., Benjamin Biolay o la cada vez más comercial Zaz, compositores universales como Yann Tiersen o viejos conocidos como Air, Saint Germain o Rinôçérôse, los artistas galos no tienden a tener repercusión en España. Grave error. The Pirouettes son un claro ejemplo de la nueva y prometedora hornada de grupos que están haciendo cosas interesantes en el país de la Liberté, egalité et fraternité.

Hace cosa de un par de años, el destino puso en contacto a un chico y una chica enamorados de la new wave, el pop electrónico y la revolución que supuso la llegada de los sintetizadores a la pistas de baile. Vickie Chérie y Leo Bear Creek se conocieron en el instituto y pronto descubrieron que les unía algo más que una fuerte amistad, la misma que pronto se fraguó también en una bella historia de amor. Y así fue como decidieron empezar con The Pirouettes. Si en otoño de 2012 empezaron a sonar con fuerza gracias a la publicación de un EP homónimo, en el que ya mostraban el buen gusto de sus composiciones, dos años más tarde se han hecho el hueco que merecían con el lanzamiento de un álbum que, si bien incluye solo ocho temas, supone su primera puesta de largo.

Es indiscutible que la propuesta de la pareja parisina es casi un homenaje a las décadas de oro del pop electrónico europeo. Con “Un mec en or” y “Dernier métro” sacan a relucir su versión más bailable, aromatizando el pop juguetón con finos y exuberantes sintetizadores. Y en lo que uno tarda en recuperarse de tanto bailoteo, llegan una “Robocop” que evoca a la mejor esencia kraftwerkiana -atención a la belleza de los teclados que se marcan al final- y las seductoras “Oublie moi” y “Chanter sous les cocotiers”.

Seis cortes originales, más una suavizada remezcla de “Dernier métro” a cargo de Island Kizhi, y la versión de “Comment lui dire” -canción interpretada originalmente en 1975 por France Gall, niña prodigio de la música francesa en la década de los sesenta- conforman un trabajo redondo y fresco, en el que el romanticismo libera los fantasmas de la adolescencia para generar texturas crujientes. No estaría de más poner la oreja en la frontera -aunque sea de vez en cuando- para escuchar lo que traman nuestros vecinos europeos. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies