The Strokes – Comedown Machine

The Strokes, Comedown Machine

The Strokes

Comedown Machine

RCA Records | Web oficial
26 de marzo, 2013
Nueva York, EEUU
Rock, GarageRevival

Artistas similares:
The Libertines | The Ramones | Arctic Monkeys

Puedes escucharlo:
Spotify


La máquina de la decepción. Tras el batacazo Angles”, el título del nuevo álbum de The Strokes no era precisamente el mejor de los presagios. Y menos después de aquel primer, y horrible, adelanto “One Way Triger”. Sí, todo apuntaba a un suicidio musical mayor aún. ¿Hasta dónde se les ha ido la olla a Casablancas y los suyos? ¿Dónde quedó el garage lo-fi de “Is This It” y “Room On Fire”? Las apariencias engañan: si la máquina de la decepción es esto, contra todo pronóstico, el viaje incluso promete.

“Comedown Machine” es, al igual que “Angles”, un disco controvertido. Servido en bandeja a los críticos para que se despachen a gusto y para que los fans más acérrimos, que se esperaban una vuelta a lo orígenes tras el engañoso primer single “All The Time”, vomiten bilis y se encomienden a todo el santoralLa situación de esta banda es lo que se conoce desde los años 90, gracias a Mulder y Skully, como un Expediente X. Tras nada menos que cinco años, y alguna infidelidad en solitario, los neoyorkinos anunciaban nuevo disco. El hype generado duró poco cuando Angles” salió a la calle. Quizá hubiese algo de The Strokes en aquel disco, como podría demostrar “Under Cover Of Darkness”, pero había algo que fallaba: parecía como si el ‘sonido strokes’ hubiera agotado todos sus cartuchos y sólo quedara hueco para una copia barata y trasnochada. Así, aquel álbum de 2011 fue un dechado experimental en el que todos sus miembros se pusieron a componer -por primera vez en la historia de la banda-, siendo el dinero la excusa del regreso, para colmo de males. Con esto en la mano, el resultado no extraña. Tras una presencia mínima en los escenarios, Julian Casablancas anunció que se volverían a encerrar en el estudio en 2012 para sacar un nuevo trabajo que parecía más fruto de un compromiso discográfico que de las ganas de volver a trabajar juntos. Es un secreto a voces que los egos chocan demasiado en esta banda que saboreó las mieles de la fama quizá demasiado rápido. Con semejante escenario nace “Comedown Machine”.

Personalmente, no daba un duro por el nuevo disco de The Strokes. Aquel primer adelanto parecía la constatación de un hecho: si quedaba algo de The Strokes en “Angles”, en “Comedown Machine” no encontraríamos más que una parodia. Semanas después, desvelaron “All The Time” y, mientras los más fieles se emocionaban nivel “Is This It”, la indiferencia seguía en mí. Quizá más acertado que Under Cover Of Darkness”, este tema seguía siendo la sombra de un pasado, aunque con algo más de sentido en el presente. Pero una fría tarde de domingo llegó inesperadamente Comedown Machine”. Justo una semana antes de su estreno en tiendas, The Strokes nos permitía escuchar el que tenía todas las papeletas para ser un descalabro sin anestesia. Grata fue mi sorpresa al encontrarme un disco coherente, lleno de pinceladas brillantes y una frescura sorprendente dadas las circunstancias. Un trabajo redondo lleno de sorpresas a cada paso de pista, que casi únicamente queda ensombrecido por esa versión mala del “Take On Me” de los noruegos A-ha.

Si algo se puede criticar de The Strokes es que toman más bien en poca consideración a sus fans y que todo les resbala bastante. Pero al menos son sinceros: este disco os va a decepcionar. No obstante, aquellos que no tenemos el “Is This It” y el “Room On Fire” en el altar vemos el asunto desde otra perspectiva y no nos sentimos como novias despechadas ante un grupo que ha decidido tomar caminos diametralmente opuestos a sus orígenes. De hecho, para mí una de las maravillas de este álbum es “Call It Fate Call It Karma” la perfecta bajada del telón con ese regusto a balada sesentera y película en blanco y negro. Un tema que pocos parecen haber comprendido, pero que a mí se me antoja una bonita carta de despedida llena de riqueza visual y que ya he saboreado más de una veintena de veces. Al igual que ocurría con Angles”Comedown Machine” es un disco heterogéneo, pero mucho mejor llevado. Así, esta última pista cierra un disco con muchas reminiscencias a la década de los 80, en el que se adivinan influencias variopintas pero que apuntan principalmente a aquellos años. Prueba de ello es la deliciosa “80’s Comedown Machine”, la otra lenta del álbum, que en sí misma podría englobar el nuevo sonido de los neoyorkinos o la tan The Police “Welcome To Japan”. El regalito para la old school viene de la mano de 50/50″, la más guitarrera de este Comedown Machine” y quizá más cercana a “First Impressions Of Earth” y la maravillosa “Heart In A Cage”, sin duda uno de los mejores temas jamás concebidos por The Strokes. También es digna de mención Partners In Crime” en la que, si escuchamos atentos, encontramos algo de aquel “Last Nite” pasado por nuevo filtro y con los 80 en el punto de mira una vez más, o, sin ir más lejos, ese Tap Out” que abre el disco y cuyo riff de inicio ya nos avisa que en este disco nada es lo que parece, dando paso a otra especie de homenaje a The Police y con un Casablancas irreconocible en los vocals. También tiene mucho del sonido strokes, en su variante más pausada y descafeinada “Slow Animals”, que a mi gusto es uno de los temas más flojos del disco y que recuerda demasiado a aquel estropicio de los ángulos.

Preguntarse qué va a pasar con The Strokes a estas alturas de la película roza el absurdo. No han anunciado gira de presentación y, este álbum, parece más un adiós que un aquí estamos de nuevo. Pero quién sabe, quizá nos sorprendan. Por el momento sólo nos resta disfrutar de este trabajo que, guste o no guste, puede ser un legado de valor incalculable dentro de unos años. Tiempo al tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.