The Tallest Man On Earth – Dark Bird Is Home

The Tallest Man On Earth

Dark Bird Is Home

Dead Oceans | Web oficial
12 de mayo, 2015
Leksand, Suecia
Indie, Folk, Pop

Artistas similares:
Fleet Foxes | Bon Iver | Bowerbirds

7.0

Puedes escucharlo:
Spotify | Youtube 


Emulando a los viejos songwritters del folk norteamericano, Kristian Matsson -el hombre que hay detrás de The Tallest Man On Earth– se ha pegado un largo viaje para ir grabando cada una de las canciones de su cuarto trabajo, “Dark Bird Is Home”. Una colección de cortes que suenan tan bucólicos y polvorientos como los graneros y humildes estudios del norte de Europa en los que se han ido gestando poco a poco, con paciencia y dedicación.

En poco tiempo, The Tallest Man On Earth ha pasado de tocar para un grupo relativamente reducido de valientes seguidores, como los que acudieron a su concierto de las cinco de la tarde del Primavera Sound de 2011, a despertar el interés masivo. Puede que esto se deba, en parte, al revival que ha experimentado el folk con la eclosión de artistas de la talla de Bon Iver o de los últimamente discutidos Mumford & Sons. Sin embargo, a pesar de ser mediático, el trovador sueco tiene una virtud poco común: Su música suena como si estuviera acompañado de una banda, a pesar de hacérselo casi todo él mismo.

La continuación de There’s No Leaving Now (2012) es un trabajo nostálgico, sugerente y oscuro, a partes iguales. No tarda uno en darse cuenta de esa melancolía que Matsson lleva en su genética. “Fields Of Our Home”, la tierna preciosidad que abre el trabajo nos brinda una notable dosis de sinceridad emocional. Un detalle que también saca a relucir, con coros incluidos, en canciones como “Timothy”, en la que además, se quebranta el protagonismo exclusivo de la guitarra con un simpático clarinete, o en “Sagres”, “Darkness Of Dream” o “Dark Bird Is Home”, que cierra el disco.

Sin trampa ni cartón, la luminosidad del folk contrasta con unas atmósferas oscuras y profundas, con letras que evocan a pesadillas nocturnas, estancias temporales y la fugacidad de todo aquello que nos sucede. A modo de homenaje a la herencia sureña, “Beginners” podría ser la banda sonora de cualquier sueño westerniano.  Y es así como nos recuerda a un Woody Guthrie hermanado con el Nick Drake más melancólico, pasado por el filtro del Neil Young del “Heart Of Gold” y con esa voz que recuerda, aunque cada vez menos, al joven y rebelde Bob Dylan.

¿Puede el hombre más alto de la tierra tocar techo? La respuesta es evidente. El espacio es inmenso y, por ahora, lleno de misterios. Con este cuatro trabajo, Matsson lo que si parece tocar es la luna, aunque ya no es necesario tener unos prismáticos a mano para poder gozar de su propuesta. El chico nacido en la pequeña localidad sueca de Leksand sigue creciendo con la que podríamos definir ya como su obra cumbre. Sobresaliente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.