The War On Drugs – Lost In The Dream

The War On Drugs

Lost In The Dream

Secretely Canadian | Web oficial
18 de marzo, 2014
Philadelphia, EE.UU.
Indie-rock, Shoegaze, Dream

Artistas similares:
Kurt Vile | Real Estate | Lotus Plaza

8.5

Puedes escucharlo:
NPR


Adam Granduciel y los suyos vienen a por todas con su tercer largo titulado, con mucho sentido, “Lost in the Dream”. A partir de ahora quizás habría que hablar de Kurt Vile a raíz de The War On Drugs y no viceversa. Y es que la banda de Philadelphia, que abandonó el bueno de Kurt para centrarse en su carrera en solitario, ha llegado a lo más alto superando el precioso Slave Ambient (2011).

Estamos ante uno de esos discos achuchables de los de darle irremediablemente al play cuando terminan. Ensoñador, ansioso, ambiental, enérgico, nostálgico, emotivo y bello son algunos de los adjetivos que me vienen a la mente a lo largo de los diez temas de “Lost In The Dream”. Es tremenda la facilidad con la que The War On Drugs impregna de sentimientos sus canciones a base de guitarras, baterías y, ahora también, sintetizadores. El single de adelanto, “Red Eyes”, y alguna otra como “An Ocean In Between the Waves” (ojo al punteo en ésta) reflejan el meditado control de los tiempos. Ambas comienzan con suaves guitarras para lanzarse a la épica a base de superponer capas instrumentales, todo ello con el ritmo adecuado, justificando cada segundo de canción.

Al margen del accesible single, “Lost in the Dream” cuenta con canciones de largo minutaje, pero que nadie se asuste porque no se hacen nada densas. “Under the Pressure” es un viaje sensorial con tintes dream-pop para degustar un despliegue de instrumentos que van desde teclados y baterías hasta vientos y sintetizadores. Esta es la tónica del disco, sumada a veces al dolor que desprende por ejemplo “Suffering” o la melancolía que arrastra “Eyes to the Wind”. Quiero destacar también “In Reverse”, el tema que cierra el disco de manera magistral. Con una intro bellísima a la orilla del mar, la voz de Adam nos acaricia hasta dejarnos K.O. otra vez con un estribillo que pone los pelos de punta.

Todas las canciones de “Lost in the Dream” merecen su atenta escucha y meditada digestión. Poco se puede reprochar al disco, quizás algún final de canción como el de “Dissapearing” o la instrumental “The Haunting Idle” poco aportan al global del disco, pero el resto es un manjar para oídos pacientes. Si en los próximos años se van alternando discos de The War On Drugs y Kurt Vile a este nivel, estaremos ante una de las separaciones más fructíferas del rock alternativo americano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.