The Wytches – All Your Happy Life

The Wytches, "All Your Happy Life" (2016), album art, 500px

The Wytches

All Your Happy Life

Heavenly Recordings | Web oficial

30 septiembre, 2016
Londres, Reino Unido
Rock, Psicodelia

Puedes escucharlo:
Spotify | iTunes


La oscuridad vuelve para abrazarnos en “All Your Happy Life”, el segundo álbum de los ingleses The Wytches. Un trabajo en el que han refinado su sonido, continuando los pasajes tétricos y agónicos que ya pudimos escuchar en “Annabel Dream Reader (2014), aunque han alcanzado un punto de madurez que les ha ayudado a perfeccionar y seguir explorando su peculiar sonido fantasmal.

No tan estridente como su debut y con menos momentos de locura, la paranoia se funde con el rock y la psicodelia de los sesenta. Guitarras que suenan a Sabbath y pasadizos sonoros que perturban y absorben la cabeza. Desde la preciosa “A Feeling We Get”, pasando por la desgarradora “Can’t Face It”, y llegando hasta la magistral “Ghost House”, donde solo falta por aparecer Ozzy Osbourne sacrificando a Sanatás a toda su familia. Delirios que retumban en la penumbra y llamas humeantes que devoran todo a su paso. La Cresta de la Muerte (“Crest Of Death”), la preciosa y melancólica melodía del fin de los tiempos, parece salida de la misma Puerta del Diablo de Pasadena. Un tema que deslumbra, “A Dead Night Again”, nostálgico horror rock aullado a la luz de la luna. La incendiaria “C-Side”, es posiblemente el corte más parecido al anterior álbum; al igual que “Throned”, que se mueve entre la tiniebla del rock y el britpop. Mención especial para “Dumb-fill”, con un whisky en la mano, y en la otra el rock distorsionado, pausado y el jazz piano.

Sin lugar a dudas The Wytches han prosperado con su rock fantasmagórico, ahora un poco más fino, si se puede decir así. Coquetean con el pop, solo para añadirlo a su sucia y orgásmica amalgama de sonidos de ultratumba, para que bailemos conscientemente el baile de San Vito. Por debajo de “Annabel Dream Reader”, aunque a un nivel cercano a este, echando en falta un poco más de violencia, delirio y extravagancia explosiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.