Triángulo De Amor Bizarro – Salve Discordia

Triangulo De Amor Bizarro, "Salve Discordia" (2016), album art, 500px

Triángulo De Amor Bizarro

Salve Discordia

Mushroom Pillow | Web oficial

29 de enero, 2016
Galicia, España
Noise Pop, Rock, Shoegaze

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


Vuelven los gallegos con “Salve Discordia”, cuarto álbum de estudio que supone otro broche de oro en su impecable discografía. Cuatro de cuatro, ojo.

Hay un montón de detalles en el pasado de Triángulo De Amor Bizarro que ya nos daban pistas sobre la personalidad de la banda. El marcado e incendiario discurso con el que cuentan desde los orígenes, la búsqueda por esa melodía pop definitiva, por muchas capas de distorsión que le metan, y, la más reciente, el orden del disco. Esto es, colocar las canciones más creativas o emprendedoras al principio y al final. Por tanto, “Desmadre Estigio” (para colmo, elegida inexplicablemente como primer single en clara declaración de intenciones) hace de “Robo Tu Tiempo” (que sí tenía más pinta de single) y “O Salve Eris”, más claro aún el ejemplo, de “Clara”. El parentesco con Victoria Mística (2013) no acaba ahí, pues además de meter todo el meollo noise entre esos dos límites, sí que se huele una tendencia hacia un ruido más limpio. Estridentes, contundentes y directos, siempre; ahora, además, nítidos.

Rodrigo Caamaño e Isa Cea suenan, en “Salve Discordia”, como nunca antes en sus tres álbumes previos. Melodías impolutas sobresaliendo en capas de ruido, guitarras cristalinas y hasta unos teclados desacomplejados se escuchan por estos gloriosos 40 minutos. Sin miedo al formato de canción pop, como asumiendo que las barreras con el indie, el noise, el rock, etc… nunca existieron. Si a todo este repertorio de mejoras le añadimos que han alcanzado un estado de gracia insultante para este disco, entendemos mejor que hayan sido tan generosos como para, por primera vez, entregar un LP de más de 10 canciones. Gracias.

Por si fueran pocas las babas vertidas, todavía se hace imprescindible destacar el repertorio de originales ideas con las que han contado para la ocasión. En cuestión de segundos te llevan de la mala hostia con “malo de sangre, máscara negra, Conde Duque de Olivares, motorista fantasma“ en la muy planetera “Qué Hizo Por Ella Cuando La Encontró”, al orgasmo sonoro en la musculada “Nuestro Siglo Fnord”. Un disparate de ideas que te hace pensar que el homenaje a New Order (en “Baila Sumeria”) al final era cierto. Todo este cóctel de genialidades, más las siempre presentes canciones incendiarias marca de la casa (“Gallo Negro Se Levanta”, “Luz Del Alba” y la muy protestante “Euromaquia”) no hacen sino engrandecer un apabullante disco histórico.

Tras “Victoria Mística”, y partiendo de la base de saber que no harán jamás un disco mediocre, uno pensaba que, a lo mejor, la excelencia de “Año Santo” (2010) se antojaba inalcanzable. La conclusión, tras decenas de escuchas (no cansa el desgraciado), ya no es sólo que supera a aquél, sino que alcanza cotas reservadas sólo a los nombres importantes de nuestro pop. Es el mejor disco nacional de lo que llevamos de década.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.