Wilco – Schmilco

Wilco

Schmilco

Anti | Web oficial

9 de septiembre, 2016
Chicago, Illinois, Estados Unidos
Rock, Country, Folk Rock

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


El décimo álbum de estudio de Wilco aparece justo un año después del sorpresivo “Star Wars”. Esta vez de forma normal, con adelantos previos y con la peculiaridad de haber contratado al satírico ilustrador español Joan Cornellà para tan… inesperada portada.

Jeff Tweedy, ese personaje de difícil carácter, tan respetado como odiado, lleva un ritmo de producción importante. En 2014 lo vimos junto a su hijo en un disco, “Sukierae”, que pasó injustamente inadvertido por prácticamente todos los medios. El año pasado, “Star Wars”, y ahora ”Schmilco”. Las 43 canciones, sin contar caras B, de estos tres álbumes (el proyecto con su hijo, Tweedy, fueron 20) están firmadas por él. No sabemos lo que le durará esta racha productiva, pero desde luego, y viendo el resultado actual, desde aquí lo animamos a que continúe.

Ya se ha dicho de todo acerca de ellos: que si rock para adultos, que si desertores del country, que si necesitan seis componentes para imitar a Bob Dylan, etc… Muy bien todo. Quien, a estas alturas, no conozca a Wilco, no es momento de descubrirlos. Tiempo ha tenido para disfrutar de una de las bandas más importantes que ha dado Estados Unidos en los últimos 20 años. Ahora se trata de localizar este “Schmilco” en su discografía, por qué es otro imprescindible en su carrera y por qué da la sensación de que ya nunca alcanzarán ese pluscuamperfecto “A Ghost Is Born” (2004).

Para esta ocasión, Nels Cline, el extraordinario guitarrista que ficharon antes de “Sky Blue Sky” (2007), aparece de forma sutil. La poca electricidad que existe en este disco está oculta entre tanto medio tiempo. Pero no se entienda esto como crítica negativa: parece que es el propio Cline el que se siente tan a gusto con la acústica (preciosa “We Aren’t The World (Safety Girl)”, la introspectiva intro “Normal American Kids”, la enigmática y añeja “Quarters” o el baladón “Shrug And Destroy”) como con la eléctrica (ese slide en “Cry All Day”, los punteos de “Someone To Lose”, las explosiones del single “Locator” o ese trémolo en la experimental “Common Sense”).

Wilco han tendido, en esta ocasión, hacia lo bonito, no hay casi sobresaltos, apenas experimentan y a veces parecen acomodados en esa vertiente suave. Hay canciones preciosas y otras más irregulares, muy pocas, pues el disco raya el sobresaliente. Mantener el nivel de “If I Ever Was A Child” durante todo el disco, eso sí, habría significado la matrícula de honor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.