Wild Beasts – Present Tense

Wild Beasts

Present Tense

Domino Records | Web oficial
24 de febrero, 2014
Kendal, Inglaterra, Reino Unido
Pop, Synth Pop, New Wave

Artistas similares:
Grizzly Bear | Dirty Projectors | Antony

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer


Cuarto disco ya de Wild Beasts, ese cuarteto británico de indie-pop extraño, a medio camino entre lo barroco y la new-wave. Parece que fue ayer cuando los vimos nacer con el espectacular “Limbo, Panto” (2008). Pero es que no han hecho otra cosa que crecer desde entonces.

Su debut sorprendió a propios y a extraños con esa teatralidad y mezcla de músicas que llevaba más lejos las propuestas de Grizzly Bear o Dirty Projectors. Y no digo mejores que éstos; digo que apuntan en más direcciones. Siempre han sido sus grandes rivales (junto a Antony Hegarty por las obvias comparaciones de un Hayden Thorpe que usa el falsete a su antojo), pero no los únicos, pues hubo un sector de la crítica que los quiso emparentar a otras bandas como Foals sin enterarse de qué iba la cosa. Esto es pop, y del más recargado y rimbombante posible, pero siempre jugando a no salirse de los márgenes de la delicadeza. Es tan fácil meter la pata que parece mentira que supieran subir el listón con el siguiente “Two Dancers” (2009) y mantenerlo en “Smother” (2011), dos joyas de discos.

Este “Present Tense” comienza de forma parecida a su último trabajo, intentando emocionar desde el primer corte, llevándote a su terreno para empezar a desnudarte. Sin preliminares. En aquella ocasión era la preciosa “Lion’s Share”, pero esta vez es la contundencia de “Wanderlust”, algo que satura con belleza, ritmo y sintetizadores, y que se acaba evaporando en la máxima y moderna expresión de elegancia. Siguiendo con los techos artísticos de toda su carrera, en este nuevo álbum también están: “Mecca”, una pseudo-balada extremadamente frágil y pulida hasta la gloria absoluta; “Sweet Sport”, algo así como un single “marca de la casa” con el que cualquier otra banda se pegaría la hostia; y la nueva versión de Wild Beasts en “A Dog’s Life” y sus enigmáticos silencios (hay algunos más repartidos por el disco entero). Sigue habiendo mucho donde rascar en la otra mitad del álbum, como el siempre recurrido tropicalismo de “Past Perfect” y “Nature Boy”, o la sencillez de “A Simple Beautiful Truth”, pero también es cierto que igual algún tema no está a la altura.

Queda la sensación final de que, por muy poco, no es su mejor álbum (“Two Dancers” es la puta magia), pero sí la de que son mejores músicos a cada intento. Existen detalles que obligan a pensar que todavía tienen margen de mejora.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies