Zola Jesus – Taiga

Zola Jesus

Taiga

Mute Records | Web oficial
7 de octubre, 2014
Phoenix, Arizona, Estados Unidos
Synth-pop, R&B, Gótico, Experimental

Artistas similares:
Björk | The Knife | Chelsea Wolfe

4.0

Puedes escucharlo:
Spotify | Deezer | iTunes


Parece mentira que Nika Roza Danilova, alias Zola Jesus, tenga aún 25 años. Con esa edad ya le ha dado tiempo a editar cuatro álbumes de estudio, tres EP’s y un recopilatorio de versiones con instrumentación clásica. Es evidente que esta mujer tiene talento y es ambiciosa, lo que no está tan claro es si su nuevo álbum, “Taiga”, está a la altura.

“The Spoils” (2009) presentó a una artista con una voz que no correspondía a 20 años de edad y que tenía un trasfondo gótico a la vez que vanguardista. Nos hizo pensar, inevitablemente, que si Björk era la luz, Zola Jesus iba a ser la oscuridad. Esta idea se ratificó con el extraordinario LP “Stridulum II” (2010), edición ampliada del EP previo de mismo nombre. Un despilfarro en experimentación, synth-pop, ambient, goticismo… lo que se os ocurra. Todo ello mezclado con esos chorros vocales convertidos ya en marca de la casa. Aunque “Conatus” (2011) bajase algo el listón, sí que mantuvo el tipo y la sensación de ser una de las artistas del momento.

El problema llegó el año pasado, con ese -a ratos- infumable “Versions” donde, paradójicamente, su voz suena más cristalina y acorde con la instrumentación. Parece que el rollito oscuro caló hondo entre sus seguidores. No contenta con algo así, ahora edita “Taiga”, el peor disco de su carrera. Es duro incluso reconocer que, donde mejor se mueve este álbum, es en la vertiente más desenfadada y decididamente pop. Como si alguien le hubiese convencido de dar el salto a lo mainstream, echando por tierra ese compromiso inicial con la oscuridad. ¿Tendrá que ver la marcha del sello Sacred Bones para recalar en Mute? Pues seguro que sí. Así que, primera cagada.

Dentro de un disco tan insulso y lleno de R&B de radiofórmula, caben destacar, insisto, los temas más frescos a la vez que alejados de sus orígenes. “Dangerous Days” funciona aunque recuerde más a M83. A “Go (Blank Sea)” le falta la colaboración con Chris Martin, y el final con “It’s Not Over” es algo digno. Pero, y aquí llega lo raro, la mejor de todas es “Hunger”, un pastiche repetitivo y cansino, intento descarado de single rompepistas donde, lo que menos destaca es, tristemente, su prodigiosa voz. Igual a la americana, y con un asegurado mayor éxito comercial (bajada de pantalones), le da a partir de ahora por esa vertiente. Y el caso es que, como es tan buena, no dudo que le vaya a salir bien la jugada. Pero, de momento, hay demasiadas cosas por pulir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies