Christopher Owens – Lysandre

Christopher Owens, compositor de 33 años de San Francisco, está construyendo un legado y haciendo que sus sueños se hagan realidad. Como escritor de canciones que es, está fabricando su vida como un libro en el que ahora escribe un nuevo capítulo. Esta vez en solitario. Damos un repaso a sus inicios y a su determinante etapa como líder de Girls. También explicaremos por qué la banda tomó la siempre dura decisión de deshacerse y finalmente analizaremos “Lysandre”, un álbum temático sobre un amor a distancia que estrena este 2013 por todo lo alto.

Un pequeño trotamundos

children1Christopher nació en Miami en 1979 en el seno de una familia miembro de una comunidad religiosa denominada “Children of God”. En 1981 dejarían los Estados Unidos atrás y empezarían a viajar con esta devota entidad por toda Asia hasta los 10 años, para marchar a Europa occidental. En esta época de crecimiento aprendió a tocar la guitarra (“Wild World” de Cat Stevens fue la primera canción que aprendió) y daría sus primeros “conciertos” tocando temas de sus ídolos Everly Brothers y Fletwood Mac en la calle. A los 16 años dejaría atrás a la Iglesia y marcharía con su hermana a Texas donde pasaría 9 años ganándose la vida con trabajos temporales e imaginando su futuro como un pintor de éxito para lo que se mudaría a San Francisco. Allí conoció a ciertos artistas como Ariel Pink a través de los cuales ganaría inspiración, entusiasmo e ilusión por formar una banda y escribir sus propias canciones. En 2007 se puso manos a la obra y el bebé que es Girls ya estaría en camino.

Girls, o cómo tocar el cielo en 4 años

La chispa que encendió la mecha fue conocer al otro miembro fundador de la banda, Chet “JR” White. Este bajista y productor ya había dado sus primeros pasos en el mundillo grabando a algunas bandas en el garaje de su casa. Desde el primer momento Owens y él se sintieron muy unidos y compartían un interés común en cuanto a la música. En 2008 compusieron su primer single oficial, “Lust for Life”, del que sería su próximo álbum debut, titulado “Album”. Este disco se convirtió en uno de los debuts más importantes de 2009. Contó con una gran acogida de la crítica especializada y nos dejó canciones para el recuerdo como “Laura”, “Hellhole Ratrace” o “Life in San Francisco”.

Girls

Con un rock independiente melódico y delicioso obraron un EP excelente que recibió el título de “Broken Dreams Club” (2010). Si el mundo ya se había rendido a sus pies un año antes, con este trabajo compuesto de 6 canciones se reafirmaron como una de las revelaciones del panorama musical. Y eso que dijeron que este EP se podía entender como un aperitivo de lo que estaba por venir. Lo mejor de todo es que no podían tener más razón…

Father, Son, Holy Ghost” fue el segundo y último álbum que realizó el dúo (aunque contaron con más personal, sobre todo para las giras que dieron). En julio de 2011 vio la luz “Vomit”, una de las mejores canciones de ese año y posiblemente el pilar central de un álbum que roza la perfección. El segundo single fue “Honey Bunny”, que con un estilo más desenfadado abría el telón de esta colosal obra que fue lanzada oficialmente en septiembre. El resto de temas son sencillamente maravillosos y van desde las baladas románticas más exquisitas como “Love Like a River” o “Jamie Marie” hasta temas mucho más rockeros como “Die”. Desde el momento en el que el planeta fue testigo de tanta belleza musical y a pesar de que queden años y años para que termine la década, este álbum ya se ha hecho un sitio entre las mejores publicaciones que se han publicado o se puedan publicar hasta 2020 y sobre todo, ha reservado una suite en el corazón de todos aquellos oyentes que disfrutaron con esas 11 canciones que siguen sonando tan frescas y preciosas como si hubiesen sido recién lanzadas.

La magia (nunca mejor dicho, ya que tienen una canción titulada “Magic”) de Girls reside en la voz rota de Christopher Owens, en el don celestial que tuvo la pareja para componer, en la variedad musical que ofrecieron en tan sólo 2 discos de estudios y un EP, así como en las historias que se desprendían de los minutos musicales que nos regalaron. Chris siempre ha afirmado que su música está muy influenciada por esa componente religiosa que arraigó dentro de él en su niñez. Pero ese sentimiento también conlleva amor, pasión, delicadeza y cariño. Todavía nos duele profundamente en el alma esas primeras palabras que el cantante susurra en “Myma”“Oh, God… I’m tired. My heart… is broken.”.

El fin de un sueño y el comienzo de otro

El 1 de julio de 2012 el artista y a través de su cuenta de Twitter publicó oficialmente que la banda de deshacía y que él pretendía seguir su camino en solitario. La noticia conmocionó al universo indie, ya que nadie podía imaginaba que una banda con un futuro tan dorado pudiese abandonar la lucha, pero lo cierto es que las diferencias se podían sentir desde hacía tiempo en el corazón de la banda.

break up 1

En declaraciones de Owens a Pitchfork Media, el cantante declaró que lo más fácil del mundo hubiese sido seguir con su compañero y realizar el tercer álbum pero, dañado por varias decepciones, no se sentía capaz de llevar a cabo semejante tarea. La idea de banda que él siempre había tenido en mente correspondía con el concepto de ser una familia, pero si bien eran una pareja en principio, a lo largo de sus giras el grupo contó con más de 20 personas a lo largo de toda su historia . La marcha de cada uno de esos miembros le producía dolor y tristeza, y la bomba explotó precisamente cuando John Anderson, gran amigo del cantante y guitarrista que colaboró en “Album” y en el 2º álbum, decidió marcharse de nuevo del conjunto musical. Christopher quería más que nadie que Girls fuese un proyecto perdurable y de larga duración, pero estos golpes le hicieron cambiar de idea.

break up 2

La ruptura fue hablada y acordada en calma, sin problemas adicionales, de hecho, Owens y JR no cierran la puerta a un nuevo proyecto en común en el futuro. El productor está trabajando por su lado y Chris también ha seguido su camino, aunque tal y como dijo literalmente, cada canción que ha compuesto en Girls es una parte de su ser, un pedazo de su carne, y eso será así para siempre jamás.

break up 3

Ahora se encuentra en solitario, y en frente de él está un mundo que sabe quien ha sido. Él quiere demostrar lo que puede llegar a ser. Confirma que tiene mucho más que mostrar y que siente querer hacerlo con todo el cariño con el que siempre lo ha hecho. Y con todo ello llega un nuevo capítulo, el primero de una nueva etapa. En un 51% es una historia de amor, y el 49% restante trata sobre un compositor de canciones que encara su primer tour como cantante de una banda de éxito.

Lysandre

So… Here we go.”

Estas son las primeras palabras que se escuchan en este disco con nombre de mujer. Da la sensación de que el cantante se las dice a él mismo, como combustible que necesita para arrancar en este nuevo viaje. Una aventura condensada en 28 minutos y con un pilar central que sirve de centro de gravedad de la estructura musical. Hablo de esa melodía de 38 segundos denominada “Lysandre’s Theme” con la que comienza el disco y la cual se encuentra presente a lo largo de este acercamiento a lo que Chris sintió por aquel entonces. Una pequeña ventana a su alma.

Christopher-Owens-Lysandre-300x300Poniéndonos en situación tenemos a un joven guitarrista y cantante que se embarca en el que es el primer tour de su vida. Nervios y emociones a flor de piel y un mundo por descubrir. El álbum narra secuencialmente los acontecimientos de un marco de su vida que comienza por esa excitación que siente el virtuoso ante una siempre incierta primera vez. “Here We Go”, single principal, nos embelesa con un estribillo encantador que nos va metiendo en el tema: “And if your heart is broken, you will find fellowship with me.” Vemos que la canción termina de nuevo con la presencia de Lysandre… todavía no la conocía, pero parece que él ya podía sentirla merodeando a su alrededor, sintiendo su respiración muy cerca de él…

¡Luces, cámara, acción! Alegría y alboroto a través de “New York City”. Comparando lo que fue su vida en Texas y lo que es ahora mismo como estrella de la música surge este gran contraste movido por muchos instrumentos. Y una de cal y otra de arena porque “A Broken Heart” trata sobre una triste separación entre amigos y como un corazón se rompió. La voz que escuchamos en esta canción es capaz de recorrerte todo el cuerpo en un instante y cambiar tu sentido del humor. El estribillo suena triste y desconsolador al mismo tiempo. Pero no es tiempo de venirse abajo y tal como hizo en la realidad, “Here We Go Again” nos pone de nuevo en la vanguardia del ataque. El disco se podría dividir entre este tipo de canciones y entre aquellas más tranquilas y románticas: se intercalan en una historia de bajadas y subidas emocionales.

Si líneas más arriba mencionamos la magia, tenemos que volver a rescatarla de la chistera para expresar lo que supone el álbum a partir de ahora. “Riviera Rock” es seguramente el mejor corte de todo el minutaje. Un ritmo bestial y único junto con esos coros que sirven de perfecto acompañamiento. Es imprescindible señalar que Riviera es una zona de Francia donde tenían programado su primer festival. En palabras del artista fue una experiencia inolvidable ya que una actuación en directo tan intensa como esa conlleva un torrente de emociones incontrolable (“Love Is In The Ear Of The Listener”).

Lysandre” nos habla sobre como un chico conoce a una chica y de como este chico se enamora perdidamente de ella. Él espera, pero sabe que es cuestión de tiempo que la química haga su trabajo. “Kissin’ and a huggin’ is the air that I breathe I’ll always make.” No hay duda al respecto cuando escuchamos… “Baby come around to me… e he he…” El amor ha surgido y todos sabemos de buena tinta que no hay un sentimiento más potente y precioso que este. Capaz de mover montañas, el trotamundos americano y la chica francesa estaban juntos. Los acordes de guitarra que escuchamos a lo largo de todo el disco nos sirven de paleta de colores para pintar esas imágenes que se reproducen en nuestra mente. Instantáneas de días de diversión y de ilusión. Imaginad. O mejor dicho, dejaros llevar por “Everything You Knew” que detalla minuciosamente cómo se conocieron y una relación de admiración mutua.

La historia, tristemente acaba por culpa de la distancia, y se cuenta en el epílogo de este disco que nos deja el mismo sabor que tiene esta canción. Triste y dulce al mismo tiempo, ya que echar la mirada hacia atrás y ver esos momentos de felicidad no tienen precio, aunque se sepa que ya no se volverán a repetir. No hay que sentirse triste (aunque sea imposible), y el tono de ese “Part Of Me (Lysandre’s Epilogue)” nos da a entender precisamente eso. Christopher Owens termina diciendo “You were a part of me… but that part of me is gone.” Este final duele tanto o más como esas frases desperdigadas por “Myma”, y es que este rubio sabe tocarnos la fibra sensible a base de bien.

121110-christopher-owens-01-1352563565

Lysandre” son 11 canciones separadas estructuralmente, pero esencialmente se trata de una sola canción de casi media hora de duración. Este esfuerzo por parte del artista de abrirnos su corazón y mostrarnos una etapa de su vida que le marcaría para siempre ha cumplido las expectativas narrativas y musicales que estaban puestas en uno de los compositores más proliferantes de la actualidad. Esta carta de amor dedicada a él mismo y a esa misteriosa chica es un momento en el tiempo que ha sido capturado y traído a la actualidad para que todos nosotros podamos revivirlo de esta manera tan especial.

Hasta el siguiente capítulo del libro de tu vida, Chris.

Escucha “Lysandre” al completo a continuación:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.