Vestía terciopelo azul

“Vestía terciopelo azul
Más azul que el terciopelo era la noche
Más suave que el satín era la luz
De las estrellas
Vestía terciopelo azul
Más azules que el terciopelo eran sus ojos
Más cálidas que mayo sus miradas
Era nuestro el amor
A nuestro amor me aferré con fuerza
Sintiendo que crecía el embeleso
Como una llama que ardía brillante
Pero cuando ella se marchó, la llama se apagó
Terciopelo azul
Pero en mi corazón siempre habrá
Precioso y cálido un recuerdo
A través de los años
Usaba terciopelo azul
Y todavía puedo ver el terciopelo azul
A través de mis lágrimas”

Dorothy Vallens en “Terciopelo Azul”, David Lynch, 1986