No apoyes a tus grupos locales

El único argumento que no puedo rebatir es que, desde luego, queda precioso compartir en Facebook una foto que dice que apoyes a los grupos de tu ciudad, que, por si eres tan idiota que aún no te habías dado cuenta, todos los grupos que ahora te gustan empezaron siendo un grupo local.

Bien. Queda precioso. Pero no puedo tragar con lo de que creáis que es de verdad. Y menos, con que no os deis cuenta del daño que hacéis. No debería estar permitido el borreguismo a estas alturas de la maldita película. No deberíais pensar que todo merece respeto por ser del mismo sitio que tú.

Venga ya. Quiero decir, mi ciudad también está llena de grupos. Hay grupos que merecen apoyo, y por los que renuncio a un vaso lleno de vodka y naranja, porque prefiero pagar por verles tocar. Porque, dentro de los grupos que son pequeños y que nadie conoce demasiado,  hay personas, y esas personas trabajan, y  se han tirado muchas horas en un local de ensayo, y tienen más que aportarnos que nosotros a ellos, aunque no lo sepan siquiera. No hablo en abstracto. Tengo media docena de nombres en la cabeza ahora mismo. Como el grupo que ya no existe de ese guitarrista que se cogió una borrachera memorable con una botella de licor café en el piso de una de mis amigas hace un mes. O el grupo de la bajista guapa. O esos chicos que tocan un género que no se aproxima en absoluto a lo que me gusta, pero dan tanta puta caña en el escenario que sólo por eso ya merecen la pena. De otro de los grupos hice una reseña una vez, y tuvieron el detalle de mandarme su EP muy poco después de que saliese reseñado en Mondosonoro.

Eh, pero también están los otros. Los grupos infumables. Lo que hasta en Guantánamo considerarían una tortura más allá de lo humanamente razonable. Y con esto quiero dejar muy claro que no me refiero sólo a sonido, a tocar bien o a tocar muy mal. Me refiero a la actitud. Al trabajo. A tomarte en serio la música y a patearle el culo al local de ensayo cada vez que preparas un tema. Existe una gran carencia de todo eso a nivel local. Y lo sabéis. Lo más estúpido es que lo sabéis.

Fui a trabajar, a hacer una crónica de Kentucky Bridgeburners, que son el proyecto paralelo de Blaine Carthwright, de Nashvilles Pussies. La sala en la que tocaban estaba vacía, pero dieron un bolo increíble. Cuando salí a fumar,  Earl Crim, el guitarrista, estaba en la puerta, también con el cigarrillo en la mano, dando las gracias por haber ido a la gente que salía. Bendito seas, muchachote.  Seríamos unas quince personas en la sala.  También fui a hacer una crónica de un grupo de metal-hardcore-whatever-sonar-muy-mal de mierda, en el que sólo es un músico de verdad el guitarrista. Al resto, les costó un montón de reseñas darle las gracias al fotógrafo. ¿Hace falta que sea más explícita, en serio?

Por eso no trago con vuestros carteles de support your local scene. Porque tengo claro quién se merece mi apoyo, mi dinero, y mi entusiasmo, y quién no. Y, además, y creo que esto es lo más importante, creo que poner al mismo nivel a la gente que tiene talento y calidad, y se esfuerza, y a las rockstars mentales que sólo saben hacerse pajas mentales, es hacerle una putada bastante grande a los primeros. Equiparar a un grupo malo, sin talento, sin ganas y sin coherencia, con otro que sí tiene todo eso es insultar a los músicos de verdad, y hacerlo en sus lindas caritas. Y no creo que eso sea justo. No quiero contribuir a darle las mismas oportunidades de grabar, de tocar en escenarios grandes, de ir de gira, a los grupos buenos y a los grupos de mierda. No quiero que se hable al mismo nivel ni que estén igual de llenos los conciertos de la gente que sirve para hacer música y los de la que no. Precisamente porque las salas llenas, las primeras grabaciones, los escenarios en festivales con cierto nombre, son las oportunidades más claras que tiene un grupo local bueno de convertirse en un grupo conocido, y porque, por lo poco que sé, esas oportunidades no las regala nadie y no hay demasiadas. No es justo que las acaparen los que no sirven para esto. Bueno, no sé si es justo. Pero a mí no me parece bien, y no me apetece jugar así. No me sale del clit, no sé si me explico.

No apoyes la escena local. No apoyes a la gente sólo porque la tienes al lado. Vete a todos los conciertos, y, después, decide quién merece tu dinero y tus recomendaciones de fan histérica. Pero no rebloguees una sola vez más eso de apoya a tu escena local sin antes pararte a pensar un poco. Apoya el talento.

Por Laura Bauhaus

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.