No es bueno mezclar

[social_share/]


Últimamente, muy a mi pesar estoy echando demasiadas horas en el curro. Si, es lo que toca y me aguanto, no hay problema. Y también muy a mi pesar, soy de ese reducto que, pese a no estar cara al público, se gana el pan de cada día soportando un traje y una corbata.

Hasta aquí bien, ya sabéis algo más de mí. El caso es que hace unos días varios compañeros salimos de la oficina rondando la una de la madrugada. Sí, sí, la una, y sin achantarnos. Y como todos los que habéis currado hasta esas horas sabréis, en esos días solo tienes dos opciones. A saber, cagarte en la puta madre de todo lo que te rodea y cargarte un par de tíos, o bien hacer el ambiente más ‘distendido’ que durante el horario laboral normal. Nosotros nos decidimos por la segunda opción.

Tuvimos un momento de ‘relajémonos y pensemos’ en lo que algunos llaman mi despacho y yo llamo el-cuartucho-donde-un-día-murió-alguien-y-lo-descubrieron-mil-años-después. Y en ese ratito, tirando de latas de refresco de máquina (claro que sí, que curramos hasta tarde pero somos españoles) acabamos entre todos enseñándonos fotos de nuestra vida extra-laboral. Que si mira en esta boda, mira en este concierto, mira que tía/o me tiré este día, mira que feos son tus hijos, mira que esa niña no es tuya… en fin, lo típico.

Una vez finalizado ese momento y estando cada uno en su lugar, decidí dejar la puerta abierta, desconectar los auriculares que tenía en el ordenador, subir el volumen e inundar todo el espacio con el sonido de mi lista de reproducción de Youtube. Metallica, AC/DC, Arctic Monkeys, Oasis, Kasabian, esas cositas. Como tontos hay en todos lados supongo que a alguno/a os parecerá mal eso, por si a alguien no le gusta “mi” música y tal. Pues bien, a esas horas yo era la mayor figura jerárquica de lo local. Al que no le hubiese gustado, ahí tenía la puerta. ¡PUNTO!

Llegó el final de la jornada, la una de la madrugada como he dicho. Y nos dirigimos en conjunto hacia los coches. Como soy subnormal y siempre llego tarde yo lo tenía más lejos que nadie, pero al lado de una compañera, así que ella y yo hicimos el tramo final del recorrido solos. Y ahora alguno estará pensando “se la folló fijo”, “la violó y la dejó tirada”, “la tocó una teta y salió corriendo”… Si estás pensando algo de eso has de saber que… Eres un cerdo.

Me dijo la tipa que no se imaginaba que me gustara esa música, porque no visto como la gente a la que le gusta esa música. ¡Será posible!. ¿Ahora resulta que según visto es lo que escucho?. Corregidme si me equivoco pero creo que hay locales en toda España llenos de chavales con pantalones pitillo desgastados y camisetas “viejas” mientras bailan Pitbull, Dadee Yankee, o al tío ese que desde que se quitó la verruga es más tonto aún. Que las gafas de pasta dichosas no son exclusivas de un sector social, que he visto grupos de chicas en el chiringuito de la playa todas ellas con gafas de pasta y restregaban sus nalgas tan ricamente contra pelvis de desconocidos al ritmo de Juan Magán. Que he visto a gente con camisetas de Ramones o de Guns and Roses pedir al DJ una cosa que llaman “caballito de palo”.

No entiendo como sigue habiendo gente así. Entonces, ¿no puedo yo ponerme unos vaqueros normales, una camisa normal, unas zapatillas normales, mis gafas de pasta (que son de pasta por: 1-No veo ni hostias sin ellas, 2-Eran más baratas) y plantarme en un concierto de Placebo?
Me tenéis hasta los cojones, de verdad. O votáis una ley donde los glam tengan que ir en mallas de colores y con el pelo cardado, los rocker con chupa de cuero y tupé y los mod con la parca verde o dejáis de pensar de ese modo. Porque sabéis tan bien como yo que la ropa super ‘indie’ que llevan los Vetusta Morla, los Lori Meyers, los Sidecars, y toda esta gente que han aprendido tres acordes, es del H&M. Exactamente igual que la tuya, reaggetonero.

¡Que manía de mezclar tonterías con estupideces!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.