Pledgemusic o cómo revolucionar el mundo de la industria discográfica

Os voy a contar una historia: Érase una vez un tipo cualquiera cuya pasión en la vida era hacer música, pero que no creía en las imposiciones de las discográficas ni en sus atracos a mano armada al artista y a su trabajo. Así, un día Benji decidió comenzar a grabar sus propios discos y a hacerlos llegar a la gente de su entorno, no sin descubrir, claro está, los altos costes que esto suponía para un tipo cualquiera. Esto hizo a Benji pensar “mierda, voy a necesitar que alguien invierta en mi” y era cierto, necesitaba in-versores para poder continuar con su trabajo y que así sus fans pudieran seguir disfrutando de aquello que él hacía mejor. Pero Benji no esco-gió el camino tradicional, tomó un desvío…

Pidió a todas aquellas personas que disfrutaban con su trabajo que contribuyesen a hacerlo posible, aunque fuese con la más ínfima cantidad de dinero, pidió a sus seguidores que se comprometieran con su música, sin implicar a los señores de la música ni a sus altas comisiones y escasos beneficios. Así, consiguió en pocos días los fondos necesarios para hacer su proyecto realidad. Su disco salió al mercado gracias a la inversión de sus propios fans, aquellas personas para las que él creaba, aquellas que en él creían.

También os voy a contar, que se trata de una his-toria real. A mí me pareció un cuento de hadas la primera vez que oí hablar de ello, pensé que no podía ser todo tan bonito, así que me calcé las gafas de nerd, arranqué google y me dispuse a indagar sobre el tema. El resultado fue bas-tante satisfactorio, pues los propios miembros del equipo de Pledgemusic se mostraron más que amables a la hora de aclararme de qué iba la vaina. El tal Benji, su CEO y fundador, me transmitió su entusiasmo en el proyecto.

Benji Rogerses un músico independiente londinense cuya iniciativa le ha dado la vuelta a la tortilla de la industria discográfica, la cual atraviesa el peor momento de su historia y probablemente esté entrando en lo que puede ser el principio de su propio fin tal y como la conocemos. Allá por 2009 Rogers creó Pledgemusic, un sistema de crowdfunding mediante el cual, artistas y seguidores están en contacto directo, sin intermediarios, sin formalidades, sin imposiciones, sin nada más que música y gente que quiere escucharla.

La cosa es tan sencilla como brillante: El artista crea un proyecto de disco o gira y lo publica en su perfil de la plataforma Pledgemusic con un objetivo económico concreto que necesita para hacerlo real. Éste proyecto es accesible a cualquier persona, de manera que todo aquel que quiera contribuir a que el próximo trabajo del artista suceda, puede invertir algo de dinero y recibir a cambio el trabajo en cuestión. En otras palabras, viene a ser lo mimos que cuándo haces uno de esos pre-orders de un disco de un grupo al que sigues, lo compras por adelantado y cuándo llega la fecha de publicación, te lo hacen llegar a casa. Pledgemusic funciona de la misma manera, con la diferencia de que tú, como fan, decides cuánto quieres invertir en el trabajo del artista al que sigues (con unos mínimos impuestos, claro) y prácticamente la totalidad de ese dinero va destinada al artista, ya que los tipos de Pledgemusic sólo cobran una tarifa plana del 15% del objetivo que el artista haya fijado en un primer momento, una vez conseguido éste objetivo el 100% de los beneficios van a parar al bolsillo de artista, el cual decide si quedárselos íntegramente o donar una pequeña parte de ellos a beneficencia. ¡Ah! Y los derechos de autor, son y serán propiedad del autor, como su propio nombre ha indicado siempre, pero no ha significado nunca. De ésta manera, el artista está en total control de su trabajo en todo momento, es quien hace, deshace y decide. Trabaja para su público, no para su jefe.

pledgmusic02

Suena bien, ¿eh? Pues no acaba ahí la cosa, no todo son sólo mejoras para el artista, fanos y fanas también tienen al alcance de su dedo toneladas de material exclusivo que pueden conseguir con un sólo clic y un par de euros; para cada proyecto, el autor ofrece generalmente material exclusivo para la gente que invierte en él, vídeos, acústicos, merchandising que nunca saldrá a la venta, remixes, entradas para conciertos con descuento, material firmado, dedicatorias personalizadas… ¡y hasta conciertos privados en el salón de tu casa! cuanto más dinero estés dispuesto a invertir, más cosas recibirás a cambio. Se acabó el pagar X euros por un disco y punto, ahora tus euros van a dar mucho más de sí, uno de los objetivos de la plataforma es convertir el acto de comprar un disco en algo más interesante y divertido para el público. Al fin y al cabo, en los tiempos que corren nadie está dispuesto a pagar por nada ni un céntimo más de lo que cuesta en realidad. Y los señores de Pledgemusic.com, lo saben bien.

En suma, Pledgemusic ha abierto la ventana de la industria de la música y ha arrojado una bocanada de aire fresco a la ya rancia y anticuada manera de vender melodías a la que estábamos acostumbrados y de la que muchos empezábamos a estar un poco hartos. “Creemos firmemente que una campaña enfocada directamente al seguidor entrará a formar parte de cada lanzamiento de disco en el futuro, tanto si se trata de un artista de una gran firma o de una banda sin discográfica. Incluyendo a los seguidores en el proceso de grabación y siendo capaces de ofrecerles más experiencias e incentivos adicionales, así es como debe ser el futuro”, en palabras del propio Julian Huntly (responsable de catálogo en Pledgemusic España).

Pero una pregunta evidente se plantea ante tanto cambio maravilloso y tanta idea impresionante, ¿qué opinan las grandes compañías discográficas de la aparición de Pledgemusic? ¿Dónde las deja esto? Pues bien, la respuesta es bien fácil: muchas de las grandes firmas asumen que la industria de la música es algo en constante evolución y son capaces de ver el valor real de una plataforma como ésta, que está en contacto constante con el seguidor, quién al fin y al cabo, es quien tiene el poder, y es por ello ya se han subido al carro e intentan trabajar en conjunto con ellos. Muchos de los artistas que han utilizado Pledgemusic como plataforma de lanzamiento de su primer trabajo, han firmado contratos con compañías discográficas como Sony, Universal o Warner al finalizar la campaña, de manera que Pledgemusic, también hace de trampolín a la fama de nuevas bandas o artistas sin recursos para sacar la cabecita en un mundillo tan complicado.

Total, que en ésta época de cambios a mucho peor en la que nos encontramos, descubrimientos como éste, provocan una sonrisa espe-ranzadora en la gente que, como yo, se niega a creer que la industria de la música tiene un fin anunciado.

¡Por fin alguien toca música para los oídos de los artistas!, ¡Por fin el “a cada uno lo que es suyo”!, Por fin una manera de hacer música que implica una pequeña revolución en la industria… Por fin.

Redactado por Chabel Santacreu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies